Niña de meses muere tras consumir yuca amarga

Tres meses después del último caso reportado por El Pitazo sobre una muerte por consumo de yuca amarga en el país, ocurre la número 31, en Maturín, estado Monagas. La víctima es una pequeña de menos de un año de edad, quien residía en el sector La Puente, parroquia Los Godos.

La jefa de la emergencia pediátrica de Hospital Universitario “Dr. Manuel Núñez Tovar”, Yacirka Vásquez, confirmó el deceso y explicó que la pequeña consumió abundante yuca agria en forma de casabe que, además, fue preparado por sus padres en su casa.

El deceso se registró el pasado miércoles, 12 de julio, pero Vásquez solo habló sobre este caso tras tener los resultados de la autopsia dos días después.

Cuando la pequeña ingresó al centro asistencial, sus padres explicaron que el mediodía del 11 de julio la niña consumió una alta cantidad de casabe y horas después comenzó a sentir dolor estomacal y vómito.

Los padres decidieron preparar el casabe de manera rudimentaria porque es a lo único que tenían acceso en vista de su precaria situación económica. No precisaron cómo adquirieron este tubérculo.

A la niña le practicaron un lavado estomacal y los médicos notaron una gran cantidad de esta especie de torta delgada, cuya preparación inicial es propia de los indígenas venezolanos y que ahora se ha convertido en el sustituto de las comidas en los hogares orientales.

Vásquez mencionó que la pequeña, además, tenía síntomas de malnutrición infantil. En el hospital de Maturín nueve de cada 10 niños que ingresan tienen esta condición.

La yuca amarga tiene alto contenido de linamarina, una sustancia que al entrar en contacto con el organismo humano se convierte en ácido cianhídrico, capaz de matar a una persona rápidamente. Una dosis letal son 50 o 60 miligramos por kilo de peso hombre y el deceso ocurre hasta en menos de tres horas, dependiendo de la cantidad que se ingiera.

Hasta abril, el número de personas afectadas por el consumo de yuca amarga ascendía a 260.

Fuente EP Mundo El Pitazo