No creerá dónde se escondían los inmigrantes que arribaron a Melilla

Una lona, un ferry y una regata. Estos tres elementos han sido claves para que una patera con 22 inmigrantes subsaharianos llegara a una playa de Melilla atravesando toda la bahía sin ser descubiertos hasta que no estaba ya en la orilla.

El desembarco ha ocurrido además en hora punta, a las dos y cuarto de la tarde, cuando muchos melillenses trataban de combatir con un baño en la playa la alerta amarilla decretada hoy por altas temperaturas.

Según los datos que ha facilitado la Delegación del Gobierno en Melilla, los 22 inmigrantes, todos adultos y de origen subsahariano, iban a bordo de una embarcación deportiva con un potente motor.

A simple vista no parecía que fuera una patera, pues una lona cubría a los ocupantes de la lancha. Según han informado personas que estaban en ese momento en la playa, los inmigrantes no se quitaron la lona de encima hasta que no estuvieron ya en la orilla.

Pero antes de llegar a la playa, tuvieron que atravesar la bahía melillense sin ser interceptados por la Guardia Civil. Para ello, se ayudaron del superferry Sorolla de Trasmediterránea, que salía a las 14.00 horas del puerto de Melilla rumbo a Almería.

Los 172 metros de eslora de este buque fueron una pantalla perfecta para que la patera fuera ganando metros en dirección a la playa sin ser detectada por el servicio de impermeabilización fronteriza.

Unos metros más adelante, los inmigrantes se ayudaron de una competición de vela ligera que se estaba disputando en ese momento con casi un centenar de embarcaciones de las clases optimist, láser 4.7, radial y raceboard.

La embarcación deportiva en la que viajaban los subsaharianos se camufló entre los participantes de la regata, consiguiendo pasar desapercibida hasta que siguió adelante y se metió en la zona de baño de la Playa del Hipódromo para desembarcar en la orilla.

Fuente EP Mundo El Mundo