No olvidar, las frases más descaradas de Maduro en el 2017

Termina otro año con Nicolás Maduro como presidente de la República, aunque durante cuatro meses su primera magistratura se tambaleó profundamente como consecuencia de una ola de protestas que casi lo desalojaron del poder.

Pero a pesar de ello y del descalabro económico del país, que está prácticamente en ruinas, Maduro sigue inexplicablemente en el trono presidencial haciendo gala de ese polémico “verbo” que lo ha caracterizado, y no precisamente por ser muy brillante.

Acá le hacemos una recapitulación de las frases más controversiales que ha pronunciado el jefe de Estado durante este moribundo 2017 y que pasarán a la historia por la roncha que levantaron.

1. Orgullo dictatorial

Aunque varios ya habían advertido que se parecía al dictador soviético Iósif Stalin tanto en físico como en proceder, fue hasta hace poco que Maduro se dio cuenta. Y aprovechó para alardear al respecto.

“En el mundo hay gente que me ve como el Stalin del Caribe, y me parezco, miren el perfil, yo a veces me veo en el espejo y me parezco a Stalin”, afirmó durante una emisión de su programa semanal durante el mes de agosto.

2. A confesión de partes…

“A veces me provoca convertirme en un dictador. A mi me dicen dictador y yo no tengo nada de dictador, pero a veces provoca convertirse en un dictador frente a los especuladores, hijos de la gran madre”, dijo a pocos días de instalarse la Asamblea Nacional Constituyente.

3. Jodidos, pero felices

Frase que le cayó súper mal a los venezolanos que padecen el drama humanitario, muchos de los cuales han tenido que abandonar el país justamente por esta misma causa.

En una alocución pública del pasado 13 de octubre, afirmó que los jóvenes que emigraban se estaban devolviendo a Venezuela. Hizo referencia a la historia de un “conocido” que se fue para Miami tras vender sus propiedades y quien se regresó supuestamente un año después.

“Ve pues, para que tú veas el trabajo que se pasa allá afuera (…) Estaba pasando trabajo, limpiando carros, dice que amargado todo el día, producto del odio. Y se regresó a Venezuela (…) Venezuela es Venezuela, jodidos, pero felices”, sentenció.

4. Con llorantina y todo

En una entrevista con José Vicente Rangel el pasado mes de agosto, el primer mandatario nacional casi llora al contar que sabe que lo llaman “Maburro”.

“Al pueblo no le gusta ni a Cilia le gusta que yo diga estas cosas, pero ellos repiten ‘Maburro’… Bueno, que sigan creyendo, que se sigan creyendo superiores a nosotros pero mientras tanto, nosotros, sigamos actuando con sencillez, con humildad y con mucha contundencia”, sentenció.

5. Ataques a Luisa Ortega Díaz

El año de la saltada de talanquera del siglo no podía culminar sin que Maduro le dedicara unas cuántas veces sus insultos a la fiscal general que tuvo que salir del país por sus presiones.

“Malagradecida, bruja, traidora”, fueron los primeros sablazos públicos que le lanzó luego de que la extitular del Ministerio Público denunciara la ruptura constitucional en Venezuela.

6. Nicolás, el Robin Hood

A pesar de que la peor crisis económica de la historia del país es responsabilidad de su Gobierno, no se cansó de prometer que solucionaría el problema de la escasez a costa de lo que fuera.

“Si la burguesía le esconde los alimentos, yo se los llevo a su casa. La producción nacional debe estar dirigida al pueblo venezolano para vencer la guerra de los bachaqueros y la guerra imperialista”, dijo cuando en Marzo de 2017 inauguraba los centros de empaquetado de los CLAP.

7. Reprochable comentario sobre muertos en las protestas

En el año de la mayor cantidad de protestas que ha experimentado el país y su gobierno, Maduro no se podía ir liso sin lavarse las manos de la represión que derivó en más de 155 muertes.

En pleno mes de mayo, cuando las protestas fueron un asunto cotidiano, Maduro desconocía incluso la presencia de dichas manifestaciones.

“Esta guarimba hoy por hoy se mantiene en el 1% del territorio nacional, más violenta que nunca antes, ustedes han visto los casos en que han asesinado a sus propios manifestantes (…) Hay tres casos muy notables, muy conocidos: un muchacho que ha sido asesinado con un arma eléctrica, con la que se matan vacas, ganado, con un perno (…) el otro muchacho que en paz descanse, fue asesinado con una bala de plomo, una rolinera de plomo, una metra, de arma casera o un chopo cuando participaba lamentablemente en un escarceo tirando piedras y cosas de estas, sus propios compañeros de violencia le dieron en el pecho y lo mataron”, aseveró el Presidente.

8. Obsesión con Trump

Muy difícil quedarse con una sola de las frases que pronunció durante 2017 y que revelan su obsesión con el mandatario estadounidense, pero esta fue memorable.

“Quiero decirle al pueblo que Donald Trump hoy amenazó de muerte al presidente de la República Bolivariana de Venezuela”, señaló en una alocución el pasado 19 de septiembre, después de la intervención de Trump ante la Asamblea General de la ONU.

9. Maduro, el “refláxico”

A propósito de su cumpleaños número 55, expresó ante el público que lo acompañaba que se sentía “refláxico” (una palabra nueva que podría significar “reflexivo y nostálgico” si algún la Real Academia Española la acepta). Otro invento más.

10. La frase que revela su miseria humana

Aunque el país clama por la apertura de un canal humanitario debido a que la escasez de medicinas está cobrando miles de vida cada semana, el orgullo del hijo político de Chávez suele imponerse:

“No somos mendigos de nadie. Venezuela es un país pujante y no necesita ninguna ayuda humanitaria. Venezuela no es un país de mendigos, como han pretendido algunos con aquello de la ayuda humanitaria. Nosotros producimos”, declaró el pasado 3 de diciembre para echar por tierra una de las exigencias de la oposición en el diálogo en Dominicana.

Fuente EP Mundo Maduradas