Pagó el viaje de sus amigos a Nueva York y murieron todos en el ataque

Ariel Erlij tenía 48 años. Fue quien más empujó para concretar el viaje a Estados Unidos para celebrar a lo grande el 30° aniversario de graduación. Se encargó de muchos detalles de la organización y hasta ayudó económicamente a solventar los pasajes ante las dificultades económicas de algunos de sus amigos. Era un empresario industrial en crecimiento. Tenía tres hijos, era fanático de Rosario Central y vivía en un barrio privado en Funes, localidad próxima a Rosario.

Erlij estuvo en el aeropuerto de Fisherton el sábado a la tarde, cuando el grupo emprendió viaje a Nueva York, previa escala en San Pablo.

Pero él no se subió al avión. Cuestiones personales y de trabajo postergaron su salida. Despegó el día siguiente en un vuelo privado. Fue el mentor de diseñar una camiseta para identificar al grupo, la que se ve en la última foto que se tomaron antes de salir de Rosario, con la palabra “libre” en mayúsculas.

Era el dueño de Ivanar, una empresa local dedicada a la producción y comercialización de productos siderúrgicos. A principio de este año, decidió expandir el negocio. Había anunciado que iba a invertir 15 millones de pesos para levantar su segunda planta industrial, en la localidad bonaerense de Ramallo. Su idea era cortar la cinta en 2019.

Erlij, además, era uno de los titulares del proyecto Puerto Norte, uno de los emprendimientos inmobiliarios más importantes de la ciudad en los últimos años. Pero su vida iba más allá de los negocios. Era un amante del fútbol y del voley. Practicó ambos deportes en el club Rowing, donde lo conocían como la “Momia”.

Hoy, sus empresas amanecieron en shock. En Ivanar, los empleados no despertaban de la pesadilla. “Hay mucha tristeza, Ariel era un tipazo, muy querido por todos. No lo podemos creer”, le resumió a Clarín uno de los trabajadores.

Fuente EP Mundo MSN