Cargando...

Partido republicano está que arde por lo que dicen cuatro mujeres

Cuatro mujeres de Alabama, que no se conocen entre sí y a las cuales The Washington Post encontró tras una investigación de dos meses, acusaron al candidato republicano al Senado por ese estado, Roy Moore, de haber realizado avances sexuales sobre ellas cuando tenían entre 14 y 18 años, y él era un fiscal de más de 30.

Leigh Corfman y Wendy Miller tenían 14 años cuando Moore inició los contactos; Debbie Wesson Gibson tenía 17 y Gloria Thacker Deason, 18.

En todos los casos hubo un similar acercamiento inapropiado de un adulto a las adolescentes, seguido de citas, besos y consumo de alcohol, y en el caso de Corfman llegó más lejos, a toqueteos sexuales.

El republicano que busca una banca por Alabama, Roy Moore, tenía más de 30 años cuando sucedieron los hechos.

La reacción en el Partido Republicano no ha sido unánime. A pesar de la contundencia de la investigación, el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, buscó un camino intermedio: “Si fuera cierto, esto descalificaría a cualquiera para el servicio público”. Algo similar dijo el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell. En cambio, el senador John McCain declaró: “Los cargos contra Roy Moore son profundamente perturbadoras y descalificadoras. Debería dar un paso al costado de inmediato y permitir que el pueblo de Alabama elija a un candidato del que pueda estar orgulloso”.

El problema de fondo dentro del partido es que ya no podría elegir a otro candidato, con el agravante de que Luther Strange, quien perdió en la interna contra Moore, era quien contaba con el apoyo del presidente Donald Trump y de la dirigencia partidaria.

abuso republicanos

Moore, actualmente de 70 años, reiteró que las acusaciones eran “completamente falsas y engañosas” y “un intento desesperado del Partido Demócrata y de The Washington Post de atacar políticamente” a su campaña. Su equipo, a su vez, las calificó de “basura” y “la definición misma de noticia falsa”.

Los cargos fueron confirmados por más de 30 personas, detalló la nota de Stephanie McCrummen, Beth Reinhard y Alice Crites. El caso más grave es el siguiente:

Las mujeres describieron sus acercamientos, citas, besos y toqueteos

“Leigh Corfman dice que ella tenía 14 años cuando un hombre más grande se acercó a ella en la puerta de un juzgado en el condado de Etowah, en Alabama. Ella estaba sentada en un banco de madera junto a su madre, recuerdan ambas, cuando el hombre se presentó como Roy Moore”.

Era comienzos de 1979 y el candidato republicano al Senado tenía 32 años y trabajaba en el mismo edificio de los tribunales como segundo fiscal de distrito. Comenzó una conversación, que recordó la madre de Corfman, Nancy Wells, de 71 años. Cuando ella iba a ingresar al juzgado, donde tenía una audiencia para resolver la custodia legal de su hija, Moore le se ofreció a cuidar a la muchacha.

“Dijo: ‘Mejor que ella no entre y escuche todo. Yo me quedo aquí con ella'”. La mujer pensó que era un hombre muy amable.

A solas con la adolescente, Moore le preguntó a qué escuela iba y qué le gustaba hacer. Le pidió su número de teléfono. “Días más tarde, dice ella, él la recogió a la vuelta de su casa en Gadsden, manejó unos 30 minutos hasta la casa de él en los bosques, le dijo que era muy bonita y la besó. Durante una segunda visita, dice ella, él le quitó la blusa y los pantalones y se sacó la ropa. La tocó sobre su corpiño y sus bragas, dice ella, y le guió la mano hasta tocarlo sobre sus calzoncillos”.

Corfman, que ahora tiene 53 años, declaró al periódico: “Yo no estaba lista para eso. Nunca había puesto mi mano en el pene de un hombre, mucho menos en uno erecto”.

Pensó en el momento: “Que termine, me quiero ir. Por favor que termine con esto. Lo que sea, que lo termine”. Le pidió a Moore que la regresara a su casa, y él lo hizo.

Fuente EP Mundo Infobae
Cargando...
Cargando...