Cargando...

Pasa una rabia con la oficina de pasaportes y termina preso

Un usuario molesto con el servicio de atención que estaba recibiendo para tramitar un pasaporte estadounidense acabó gritando amenazas a una operadora por teléfono y ahora enfrenta un un juicio en el sur de la Florida.

Alan Charles Benson, de 47 años y residente de Hallandale Beach, está siendo juzgado en una corte federal tras haber amenazado con “darle duro” al gobierno y “destruir” la oficina de la agencia de pasaporte de Miami, dependencia del Departamento de Estado ubicada en 1501 Biscayne Blvd, cuando le dijeron que debía hacer el trámite en persona.

Benson fue acusado de amenazar con herir a oficiales a través de una comunicación interestatal.

De acuerdo con los documentos de la corte, el 17 de noviembre, Benson llamó al centro de información nacional de pasaporte ubicado en Lansing, Michigan, para preguntar sobre una solicitud que había realizado y las razones por las que todavía no había recibido el documento de identidad.

Durante la llamada, la operadora le indicó al hombre que debía viajar hasta la agencia de pasaportes en la ciudad de Miami, que era la más cercana a su residencia, para que pudiera recoger el pasaporte.

Sin embargo, Benson no se tomó bien la indicación. La declaración jurada explica que el individuo amenazó con “darle HAM al gobierno” y “conducir su camioneta van justo por la puerta del frente” de la oficina de pasaportes. Según el agente del Servicio de Seguridad Diplomático (DSS) encargado del caso, la palabra HAM es un acrónimo de la frase “Hard as a Motherfuc…” [Duro como un hijo de p…].

Las amenazas de Benson no se detuvieron allí. El hombre repitió en varias ocasiones: “destruiré ese edificio” y “voy a hacer algo estúpido por esto”. En un momento de la conversación, el acusado reconoció que sabía que la llamada estaba siendo grabada pero le restó importancia. “No me importa… me vale madre”.

Cuando la operadora intentó calmarlo, diciéndole “no haga eso señor, no lo quiero ver en las noticias”, el hombre le contestó:

▪ No, no, no, no me importa cariño, si me arrestan y voy a la cárcel por esto, me vale madre, no estoy bromeando contigo.

Unos minutos más tarde, Benson agregó:

▪ Ven y atrápame, no me importa. No, señora, no me importan las leyes más, no tengo respeto por el gobierno, por las leyes del orden, por nada en esa naturaleza. Créeme cuando te lo digo.

En medio de su explosión de ira por teléfono, el hombre también pudo dar más detalles de la razón detrás de sus sentimientos. “Entonces, tengo que ir al downtown, ¿verdad?… Eso es 20 millas, con todo el tráfico, luego debes pagar y debes entrar al edificio, esperar un par de horas y te juro por Dios que no me iré hasta que me den el pasaporte”.

Durante la llamada, la operadora intentó contactar a un supervisor para notificarle de la amenaza, según los documentos en corte. Sin embargo, no lo pudo hacer en el momento por lo que terminó enviando un reporte de su conversación al departamento de asuntos consulares del Departamento de Estado que, a su vez, lo remitió al centro de Seguridad Diplomática.

Esta agencia previno a la oficina de pasaporte de Miami y a la oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (Uscis) que también está localizado en el mismo edificio. Los documentos en corte indican que se distribuyeron fotografías de Benson a los oficiales de las agencias para que estuvieran atentos.

El Servicio de Seguridad Diplomático también notificó a la policía de Hallandale Beach, donde vive Benson. Cuando agentes policiales acudieron a la residencia registrada a su nombre, no encontraron al hombre pero sí a una camioneta van estacionada en la vivienda.

A los días siguientes, oficiales contactaron por teléfono a Benson y lograron convencerlo que acudiera a la agencia de pasaporte. El encuentro se dio finalmente el 27 de noviembre, cuando agentes lo estaban esperando para entrevistarlo.

Inicialmente, Benson dijo que no recordaba la llamada telefónica y luego, preguntó qué es lo que había dicho durante la conversación. Cuando los agentes le respondieron que había amenazado con conducir su van hasta la agencia de pasaportes, Benson se echó a reír y, según la declaración jurada, admitió en el lugar haber realizado la llamada y que haber dicho tales amenazas.

Benson fue arrestado el lunes y se le ha fijado una fianza de $50,000. Las audiencias preliminares iniciarán el 18 de diciembre.

Fuente EP Mundo El Nuevo Herald
Cargando...
Cargando...