Permiten castigar a los alumnos a la antigua en Texas

La junta escolar de un distrito de Texas aprobó el controversial uso de castigos físicos como medida disciplinaria a los alumnos que infrinjan las normas y cuyos padres acepten la aplicación de la medida.

Las autoridades de Three Rivers votaron por unanimidad a favor del uso de una tabla, probablemente de madera, como castigo para los indisciplinados.

“Los estudiantes recibirán un azote por su infracción cuando sean indisciplinados en la escuela”, indicaron.

El método está aprobado por la legislación estatal, cuya asociación de docentes define al castigo físico como “la deliberada inflicción de dolor físico mediante golpes, azotes, palmadas u otra fuerza física usada como forma de disciplina”.

No obstante, la superintendente escolar del pueblo aclaró que la familia puede optar por no permitir tales medidas para sus hijos.

“Si los padres no están cómodos con ella, es el fin de la discusión”, declaró Mary Springs al portal Caller Times.

(Three Rivers, según el último censo, tiene una población de casi 2.000 personas)

La propuesta había sido impulsada por el director de conducta de la escuela primaria de Three Rivers, Andrew Amaro, quien se mostró optimista en que tenga un efecto inmediato en el comportamiento y sea más efectivo que una suspensión.

“Creo que funcionaba. Yo sabía que si me metía en problemas con un profesor y era irrespetuoso, cualquiera que sea la infracción, sería azotado por el director”, declaró Amaro recordando su infancia.

Con la decisión, Three Rivers se unió a otros 26 distritos tejanos que permiten el castigo físico, aunque todos requieren la aprobación de los padres. A nivel federal, 15 estados aceptan estas medidas disciplinarias.

Fuente EP Mundo Infobae