Piden huellas del español desparecido en el atentado de Londres

La familia de Ignacio Echeverría, el español desaparecido tras el atentado de Londres, lleva más de 36 horas sin noticias de su hijo. “Nos han pedido las huellas dactilares. No es una buena señal”, asegura Joaquín Echeverría, padre de este empleado en el banco HSBC, que reside en la capital británica desde febrero del año pasado.

A pesar de los esfuerzos y del contacto directo de la familia con las autoridades británicas y españolas, no tienen información oficial sobre su estado. “Lo último que nos han dicho en Exteriores es que la policía británica no dará más información durante este lunes… desde el consulado nos transmiten que la petición de las huellas puede acelerar la identificación”.

El padre del español desaparecido, ha asegurado en conversación con este periódico que “no le consta” la información transmitida este lunes por el ministro del Interior. En una intervención en la Cadena Ser, Juan Ignacio Zoido ha indicado que “lo más probable es que haya sido operado de urgencia y que esté sedado”. “Lo cierto es que nosotros no sabemos nada nuevo”, ha zanjado Joaquín Echevarría.

“Se enfrentó a uno de los terroristas”

“Lo único que sé me lo han contado sus amigos, que lo acompañaban por la zona de Borough Market y vieron como uno de los terroristas apuñalaba a una mujer. Ellos salieron corriendo y mi hijo, pensando que se trataba de una pelea callejera, se enfrentó a uno de los atacantes con su monopatín para tratar de defenderla”, explica el padre del joven de 39 años.

Tras los primeros minutos de pánico, el grupo de amigos de Ignacio volvió sobre sus pasos para tratar de localizarlo en el punto donde se produjo el atentado, una concurrida zona de bares junto a London Bridge. “No lo encontraron y desde entonces nosotros también lo buscamos sin éxito”.

La hermana de Ignacio, Isabel, que también vive en la capital británica lleva desde la madrugada del sábado buscándolo. Ni los hospitales, ni la policía ni el consulado español aclaran sus dudas. “Puedo entender que las autoridades hayan dado prioridad a la investigación antes que a la información a las familias de los afectados”, comenta Joaquín Echevarría, que resta importancia a la actitud heroica de su hijo: “Uno nunca sabe cómo va a reaccionar ante estas situaciones”.

El atentado de Londres ha dejado un buen puñado de historias de valientes que vencieron al pánico en medio del ataque. Un agente de la policía de tráfico está gravemente herido tras enfrentarse a los terroristas armado únicamente con su porra reglamentaria. Fue uno de los primeros en actuar, según cuentan los testigos de la tragedia. ”El valor que mostró fue excepcional y me llena de orgullo. Todos los compañeros le deseamos una pronta recuperación”, ha indicado Paul Crowther, jefe de la Policía de Tráfico.

Sergio Fariña, propietario de un bar en la zona del ataque, consiguió proteger a sus clientes cerrando las puertas del local cuando uno de los terroristas intentaba acceder, tal y cómo muestran estas imágenes de las cámaras de seguridad.

Siguen con las gestiones

Por su parte, el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis ha afirmado que está haciendo “todo lo humanamente posible” para averiguar el paradero del español.

El jefe de la diplomacia española ha confirmado que ya se han proporcionado las huellas dactilares a la policía británica y que se están haciendo “intensas gestiones” con la embajada y el consulado, acompañando a la hermana de Ignacio Echeverría “tratando de entrar en los hospitales”.

“Estamos esperando acontecimientos, confiamos en que no ocurra nada malo”, ha añadido.

Fuente EP Mundo El Español