Policía relata cómo detuvo al atacante de Melilla

“No tengo ninguna duda de que si nos pilla nos corta el cuello”. Son las palabras del policía nacional que esta mañana ha reducido a un hombre que, al grito de “Alá es grande”, atacó con un cuchillo a los agentes del puesto fronterizo de Beni Enzar,en Melilla.

“No tengo ninguna duda de que si nos pilla nos corta el cuello”

Pedro, con siete años en la Policía Nacional y tres en la unidad de Intervención policial, asegura que tuvo que saltar una valla para librarse del atacante en primera instancia. “Venía directo hacia mí”, dice.

Asegura también que la persona detenida “llegaba desde Marruecos con un cuchillo carnicero”. Sobre la forma de reducirlo, lanzándole una barrera de plástico para controlar el paso de vehículos, el agente explica lo siguiente a EL MUNDO.

“Fue lo primero que se me ocurrió. Estamos muy contentos porque hemos reducido una situación complicada en plena alerta 4”.

Un herido leve

Según informaron fuentes policiales los hechos se han producido a las 7.45 horas en uno de los carriles de entrada de la frontera. El individuo, que corría con un cuchillo de grandes dimensiones en la mano y lanzando consignas alusivas a Alá, se abalanzó contra los agentes, dejando herido al policía que fue a reducirlo. El detenido es un ciudadano marroquí, según los primeros datos. El policía nacional ha sufrido un corte en un dedo de la mano.

 Del suceso ha informado el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en su cuenta de Twitter pasadas las 9.30 horas.

“La Policía ha detenido a un hombre que atacó con un cuchillo a los agentes en el paso fronterizo de Beni Enzar, uno de ellos herido leve”, ha explicado.

El atacante cruzó sin problemas la frontera de Marruecos sin mostrar el cuchillo. Ya en zona de paso se lo sacó. Los agentes españoles vieron la maniobra y alertaron a los efectivos de la Unidad de Intervención Policial allí desplegados, en el marco del nivel 4 de alerta antiterrorista.

Los antidisturbios rodearon al radical que seguía avanzando ya en territorio español. Uno de los agentes llevaba ya la protección anti corte en el brazo para reducir el ataque con arma blanca. Mientras, uno delos agentes agarró una de las piezas de pvc que sirven para dirigir el tráfico. Cuando el oficial al mano dio la orden, se lanzaron a reducirle. En dos segundos el agresor fue desarmado y detenido.

La actuación se produce cuando España está inmersa en el nivel 4 de alerta antiterrorista y el temor sobre los denominados ‘retornados’ está más creciente tras las derrotas de Daesh en territorios de conflicto.

Melilla y Ceuta son precisamente dos de los puntos más calientes dentro del plano de seguridad contra el terrorismo yihadista, según explicaron fuentes policiales.

Fuente EP Mundo El Mundo