Por esta razón Corea del Sur pidió ayuda desesperada a China

Los representantes de Corea del Sur y China se reunieron el 30 de octubre en Pekín para discutir, entre otros asuntos, el problema de Corea del Norte. El especialista del Instituto de Estudios Orientales de la Academia de Ciencias de Rusia, Alexandr Vorontsov, explicó en una entrevista a Sputnik qué puede estar detrás de las recientes consultas.

Seúl manda una señal a Washington de que está comprometido a solucionar la crisis norcoreana solo por la vía pacífica. Esta posición le acerca a Pekín, que ha reiterado que no puede haber otra salida a este conflicto, señaló Vorontsov.

El analista recordó que el presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha declarado en reiteradas ocasiones que la solución militar al problema norcoreano es inaceptable sin permiso de Seúl. El mandatario de la nación asiática aseguró que Washington debe coordinar sus acciones con Seúl, dado que la parte surcoreana apoya exclusivamente la solución pacífica.

“Corea del Sur sabe que los estadounidenses pueden intentar dar ciertos pasos sin haber recibido el visto bueno, lo que supone que Seúl carece del derecho de veto en cuanto a la solución militar. En este sentido, los surcoreanos tratan de transmitir de diferentes maneras sus preocupaciones a Washington, incluso mediante la celebración de consultas chino-surcoreanas”, enfatizó el especialista.

Seúl intenta aliviar la tirantez que persiste en sus relaciones bilaterales con Pekín sin tomar en consideración la postura de Washington, subrayó. Además, el especialista ve dificultades en el camino de normalización de las relaciones entre los dos países.

“Obviamente, Seúl trata de encontrar una manera de solucionar estos problemas, incluso por sí mismo. Sin embargo, la pregunta es si es posible o no. El presidente Moon, de hecho, renunció a sus promesas electorales de suspender el despliegue de los sistemas estadounidenses THAAD aludiendo a la creciente amenaza norcoreana”, puso de relieve.

“Los seis sistemas ya están desplegados y, evidentemente, Pekín no está contenta con esto. ¿Es posible que China cambie drásticamente su relación respecto al asunto? A mí me parece que es casi imposible en las condiciones actuales, cuando los sistemas THAAD ya están desplegados en su totalidad [en el territorio surcoreano], tal y como estaba planeado por Estados Unidos”, cerró Vorontsov.

Fuente EP Mundo Mundo Sputnik