Cargando...

Preguntó por un anillo y dejó a todos fríos con lo que hizo después

Un ladrón armado apuntó con su arma a un esposo y padre y lo dejó atado en un armario el lunes por la mañana mientras robaba $1 millón en joyas, según la dueña de la tienda de joyas de Coral Gables, Estelle Maury.

Maury dijo por teléfono el lunes por la noche que estaba haciendo un estimado del millón de dólares en joyas de Riviera Jewelers, una joyería ubicada 369 Miracle Mile, de la que son dueños ella y su esposo Christophe Maury, según indicó.

Pero también conocía exactamente qué más perdió en el primer robo a mano armada en 25 años en los negocios: la sensación de seguridad.

“Lo que me da miedo es que alguien nos está observando”, dijo Estelle Maury.

“Antes de esto nos sentíamos más seguros aquí en Coral Gables que en nuestra tienda en París. Aquí todos pueden tener un arma. No me siento segura”.

Preguntó por un anillo

Se sintió afortunada de no haber sido herida en el robo. Dijo que tras abrir la tienda a las 10:30 a.m., regresó un hombre que había estado la semana anterior mirando un anillo para su esposa o novia.

Poco después de que le permitieran entrar a la tienda, apuntó con un arma a Christophe Maury. El ladrón exigió a Maury que vaciara la caja fuerte en una bolsa de plástico. Luego, le ató los brazos a Maury y metió al dueño en el armario de la tienda.

Fuente EP Mundo El Nuevo Herald
Cargando...
Cargando...