¿Qué dicen los expertos sobre el plebiscito del 16J?

Fue el 05 de julio, durante una sesión especial para conmemorar el Día de la Independencia, la cual se vio afectada por el ataque de un colectivo chavista, que la mayoría opositora de la Asamblea Nacional (AN), decidió convocar a una consulta popular, la cual se llevará a cabo este domingo.

La misma, basada en los artículos 5, 70 y 71 de la Constitución, tiene como fin, consultar la opinión de los venezolanos acerca de tres temas que inciden directamente en la democracia de la Nación y que han ocasionado revuelo en la población.

¿Rechaza y desconoce la realización de una Constituyente propuesta por Nicolás Maduro sin la aprobación previa del pueblo venezolano?

¿Demanda a la Fuerza Armada Nacional y a todo funcionario público obedecer y defender la Constitución del año 1999 y respaldar las decisiones de la Asamblea Nacional?

¿Aprueba que se proceda a la renovación de los poderes públicos de acuerdo a lo establecido a la Constitución, y a la realización de elecciones libres y transparentes, así como la conformación de un gobierno de unión nacional para restituir el orden constitucional?

Estas, son las incógnitas a las que deberán dar respuesta, con un “Sí” o un “No”, quienes decidan participar en el polémico proceso, el cual ha sido tildado de “ilegal” e “inconstitucional” por dirigentes del bloque oficialista.

No es ilegal: es coherente y acertada

Sin embargo, de acuerdo con el analista político, Ricardo Ríos, esta consulta popular no es ilegal, y mucho menos inconstitucional, puesto que está enmarcada en la actual Carta Magna venezolana, y además, constituye un acierto político para la dirigencia opositora, porque “intenta poner en una sola opción política, a la amplia mayoría que rechaza la Constituyente”, la cual, a su juicio, sí va en contra de la ley.

En este sentido, el también matemático, apuntó que, dicha consulta, resulta coherente con lo establecido en la Constitución, porque es democrática y pacífica, aunque este último, podría verse afectado el próximo domingo, puesto que, no duda, en que el gobierno activará a lo órganos de seguridad del Estado y a los grupos paramilitares, o colectivos, para impedir el desarrollo de la actividad.

Colectivos, PNB y GN, preparados

“No hay actividad que sea realizada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que los paramilitares o los policías no intenten impedir, y esta vez, hay un factor mucho más importante, y es que la movilización que habrá será muy grande, y la tentación por sabotear el proceso es mayor”, refirió Ríos, quien acotó que, aunque no está seguro de cómo actuarán estos grupos, cree que el gobierno tomará medidas para evitar que la gente se movilice.

En este punto, el director de la encuestadora Delphos, Félix Seijas, coincidió con Ríos, al señalar que, no tiene dudas en que el Ejecutivo nacional activará los mecanismos que considere necesario para perturbar la actividad.

“No sé en qué medida, ni cómo, pero sí sucederá, sobre todo, en los puntos cercanos a zonas populares”, apuntó.

Por su parte, Ríos destacó que la logística es una de las virtudes con las que cuenta la convocatoria popular, debido a que, la sociedad civil está participando activamente y, aunque muchas personas deberán movilizarse de su zona hacia los puntos soberanos, habrá mayor control por parte de los vecinos que se conocen entre sí, evitando la infiltración de personas que puedan ocasionar actos violentos, siendo este factor, uno de los que desmotivaría a la gente a participar.

Confusión entre el “sí” y el “no”

Sin embargo, otro motivo que podría desanimar la participación activa, es la desinformación del proceso, el cual, consideró el matemático, debe ser más eficaz, puesto que muchos se cuestionan aún sobre si deben responder “sí” o “no” ante las preguntas formuladas.

“Hay gente que está confundida porque existe disonancia entre las preguntas, las cuales son para rechazar la ANC, a Maduro, y a la FAN, y la respuesta afirmativa, es decir, a muchos les cuesta relacionar lo afirmativo con Maduro”, explicó.

En ambos puntos, Seijas y Ríos concordaron, puesto que creen que estos dos serán factores determinantes que influirán directamente en la participación de los ciudadanos en esta convocatoria de la dirigencia opositora.

Más que números, participación

En este sentido, Seijas detalló que la “ilegalidad” o no reconocimiento del proceso por parte del Ejecutivo nacional, es el factor que menos afectará en la motivación de los participantes, no obstante, los resultados de este, si surgirán efecto en las filas oficialistas.

De acuerdo con un reciente reporte emitido por la encuestadora DatinCorp, al menos 8.800.000 venezolanos, participarán en la consulta popular convocada por el Parlamento de mayoría opositora, sin embargo, no serían los números en sí, los que generarían tensión en la cúpula chavista.

Así lo confirmó Seijas, quien explicó que “aunque no es algo que ellos reconocerán legalmente, es una estrategia política que generará impacto en la comunidad internacional y eso, a su vez, presionará al gobierno, porque muchos países pondrán en duda la estabilidad de este en el poder”.

A su vez, el también profesor universitario, enfatizó que, independiente de los resultados que se produzcan este 16 de julio, numéricamente hablando, que haya una inmensa movilización de masas, será lo que golpeará más fuerte a la dirigencia socialista.

En este sentido, Ríos convino, y sostuvo que, más allá de lo que haga el gobierno para sabotear el proceso, la gran participación de la gente hablará por sí sola, puesto que no serán cientos de miles de asistentes, como sucede en las marchas, sino millones que se activarán en más de 150 ciudades del país.

Fuente EP Mundo El Cooperante