Régimen norcoreano realiza ejecuciones en lugares insólitos

Corea del Norte estaría llevando a cabo ejecuciones públicas en escuelas, ríos y supermercados por delitos como el robo menor de maíz o arroz, el contrabando de productos desde Corea del Sur o la prostitución.

El informe, elaborado por el Grupo de Trabajo sobre Justicia Transnacional de Corea del Sur, informa que las ejecuciones a menudo son extrajudiciales y que están motivadas por antecedentes familiares o campañas del Gobierno norcoreano para desincentivar ciertas conductas.

Corea del Norte alberga grandes campos con prisioneros, que la tortura es una práctica habitual y que se hacen ejecuciones comparables a la época nazi

La organización surcoreana asegura que su informe se basa en las entrevistas a 375 desertores del régimen de Kim Jong Un.

El grupo de investigación está formado por activistas e investigadores defensores de los derechos humanos, aunque sus fuentes no han podido ser contrastadas por el anonimato que quieren guardan los exiliados norcoreanos.

Las ejecuciones también se llevarían a cabo en los campos de prisión distribuidos a lo largo de todo el país y tendrían como objetivo la intimidación de los posible fugitivos. La técnica utilizada en todas ellas son los disparos con armas de fuego, aunque algunos testigos aseguran que en algunas ocasiones las víctimas fueron golpeadas hasta la muerte porque el régimen considera “innecesario malgastar las balas”.

El informe del Grupo de Trabajo tiene como objetivo documentar las localizaciones de las ejecuciones públicas y de los entierros masivos, algo que no se había hecho antes. Al poner ubicación a las ejecuciones, esperan poder contribuir a que aumente la presión internacional para responsabilizar lo que consideran “crímenes contra la humanidad”. “Los mapas y los testimonios que acompañan ayudan a hacerse una idea de la magnitud de los abusos que han tenido lugar durante décadas” aseguran en un comunicado.

Corea del Norte rechaza toda acusación de que se estén violando los derechos humanos de sus ciudadano y apunta a que EEUU es el peor violador de derechos humanos del mundo. Lo cierto es que Corea del Norte se enfrenta a una presión sin precedentes de la comunidad internacional sobre sus asuntos internos.

Las ejecuciones públicas quieren servir como método intimidatorio para el resto de la población

Según esta comisión de investigación, Corea del Norte alberga grandes campos de prisión en su territorio, tiene mecanismos estatales de tortura sistémica y practica ejecuciones comparables a la época nazi.En 2014 un informe de las Naciones Unidas detallaba múltiples abusos del régimen de Kim Jong Un a los derechos humanos de los norcoreanos. Por todo ello consideró llevar ante la Corte Penal Internacional (CPI) a su líder por crímenes de lesa humanidad.

Corea del Norte rechazó las conclusiones de ese informe y la explicación de que no haya sido requerida para declarar ante la CPI es que Rusia y China, dos países con derecho a veto en el seno del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se opusieron a ello.

Fuente EP Mundo La Vanguardia