¡Rescate! Santander compra el quebrado Banco Popular por un euro

El Banco Santander ha adquirido por un euro el 100% del capital social del Banco Popular, que se encontraba al borde de la quiebra. El sexto banco español se encontraba en caída libre y las autoridades europeas han decidido intervenir para evitar su liquidación.

El resultado es que el Banco Santander se ha convertido como solución de emergencia en propietario al 100% del Banco Popular por el precio simbólico de un euro, pero su coste es mucho mayor. La entidad que preside Ana Botín ha anunciado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) una ampliación de capital de 7.000 millones de euros “que cubrirá el capital y las provisiones requeridas para reforzar el balance del Banco Popular”.

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha manifestado que la operación se ha producido con total transparencia y “es una buena salida para la entidad, dada la situación a la que había llegado en las últimas semanas, ya que implica máxima protección a los depositantes y la continuidad de la actividad”. De Guindos ha valorado además que la maniobra se ha realizado sin usar fondos públicos y “sin que se produzca un eventual contagio entre riesgo soberano y bancario, como ocurrió en épocas pasadas”.

Los actuales accionistas del Popular se quedan, por tanto, sin el banco por decisión ejecutiva del Mecanismo Único de Resolución (MUR) de Fráncfort a instancias del Banco Central Europeo. Según un comunicado desde la ciudad alemana, el Gobierno español está de acuerdo a través del fondo estatal FROB.

“El MUS (Mecanismo Único de Supervisión) y la autoridad nacional española FROB han decidido que la venta era de interés público puesto que protege a todos los depositantes del Banco Popular y garantiza estabilidad financiera”, afirma. La razón es que debido a sus tensiones de liquidez, el Banco Central Europeo ha determinado que “el Banco Popular estaba fallando o con probabilidad de fallar”, señala, en contraste con “la tranquilidad absoluta” que mostró el Gobierno español la semana pasada.

De hecho, Elke König, la jefa del MUR, ha apuntado que la decisión final de compra se ha tomado hacia las 06.30 de esta mañana ante la constatación de una “falta de liquidez que ha forzado los tiempos. No podíamos esperar al fin de semana”.

Durante la última semana, la cotización del Popular, presidido por Emilio Saracho, se había desplomado y su calificación crediticia había sido rebajada a mínimos por parte de las agencias Moody’s y DBRS.

La Comisión Nacional de Valores ha suspendido cautelarmente la cotización en Bolsa del banco.

‘Sin alterar la economía’

El Santander ha resultado adjudicatario “tras un proceso competitivo”, según las autoridades europeas, que resaltan que se ha evitado así tener que inyectar dinero público como en crisis anteriores. “Esto muestra que los instrumentos a disposición de las autoridades de resolución tras la crisis son efectivos y protegen el dinero de los contribuyentes”, ha afirmado la presidenta del MUS, Elke Konig, en un comunicado.

En una nota, el Banco Santander destaca que “la resolución del Banco Popular se efectuará sin ayudas públicas” y que la entidad resultante será la mayor de España en cuota de mercado en créditos y depósitos, con 17 millones de clientes”.

Con esta operación, el Santander alcanzaría un volumen de activos próximo a los 471.000 millones de euros y arrebataría a Caixabank el liderazgo en España.

Ana Botín siempre admiró el negocio de pymes del Banco Popular y consideró que la compra de esa entidad podía ser una buena oportunidad para el Santander, según han informado fuentes financieras.

“Damos la bienvenida a los clientes de Banco Popular, que pasan a formar parte del Grupo Santander. Vamos a trabajar duro para ofrecerles el mejor servicio durante este periodo de transición y en el futuro. El banco resultante de la integración de Santander y Popular fortalece la diversificación geográfica del Grupo en un momento de mejora del ciclo tanto en España como en Portugal, lo que nos permitirá cumplir con todos nuestros compromisos con clientes y accionistas”, ha asegurado Ana Botín en su primer mensaje tras la compra.

Visto bueno de la Comisión Europea

La Comisión Europea ha aprobado, en el marco de la directiva de recuperación y resolución bancaria, la operación del banco Popular “sobre la base de un esquema de resolución del Mecanismo Único de Supervisión”.

En un comunicado emitido hace unos minutos, la Comisión ha explicado que la resolución del banco Popular Español ha sido aprobada tras la venta al “Banco Santander, una institución sólida.

Los clientes del Banco Popular seguirán siendo atendidos sin que haya disrupción en la economía. Todos los depositantes tendrán acceso continuado a todo su dinero. Siguiendo la decisión de resolución, el banco puede seguir con sus actividades.

No ha sido necesaria ninguna ayuda de Estado por parte del Mecanismo Único de Resolución y la ventana será examinada como cualquier proceso normal de fusión”, explica Bruselas.

Los comisarios dan luz verde porque “se han cumplido todas las condiciones de resolución: el banco estaba cayendo, no había solución con el sector privado fuera del marco de resolución y no había acciones por parte del supervisor que hubieran evitado la caída”.

El Mecanismo Único de Supervisión, uno de los pilares de la Unión Bancaria, fue diseñado precisamente para este tipo de situaciones. “Hoy, el MUR ha transferido todas las acciones y los instrumentos de capital del Banco Popular Español al Banco Santander”. Eso quiere decir que Banco Popular operará en condiciones normales como una parte solvente y con liquidez del Grupo Santander con efecto inmediato.

Para poder dar permiso, y en el más absoluto secreto, el BCE “decidió el 6 de junio que el Popular “estaba en quiebra o podría caer” y así se lo notificó al MUR. Por ello, el MUR y FROB español “han decidido que la venta era de interés público pues protegía a todos los depositantes y asegura la estabilidad financiera.

Según el Banco Central Europeo “el significativo deterioro de la liquidez del banco en los últimos días ha llevado a la determinación de que la entidad, en el futuro cercano, había sido incapaz de pagar sus deudas” u otros pasivos. La categoría de en quiebra o probable quiebra que usan los supervisores supone que no son viables ya.

“La decisión adoptada salvaguarda a los depositantes y las funciones críticas del Banco Popular. Esto demuestra que las herramientas dadas a las autoridades de resolución tras la crisis son efectivas para proteger el dinero de los contribuyentes en los rescates a las entidades”, asegura Elke Koning, directora del MUR.

Los analistas del Mecanismo Único de Resolución han visto bien el pago de un euro y creen que la venta asegura la estabilidad en España y Portugal, donde el banco tiene una filial.

Fuente EP Mundo ABC