Sistema gringo antimisiles Patriot queda en ridículo

El sistema de defensa antimisiles estadounidense Patriot, desplegado en Arabia Saudí, no consiguió interceptar los misiles lanzados por los hutíes el 19 de diciembre, declaró el portavoz de la agrupación chií, Babak Tagpay, citado por el periódico Al-Masirah.

Según Tagpay, el Patriot lanzó al menos cinco proyectiles para interceptar los misiles hutíes, pero ninguno de ellos logró alcanzar su objetivo.

A su vez, el portavoz de la coalición liderada por Arabia Saudí, Turki Malki, indicó que el misil hutí lanzado contra la capital saudí, Riad, iba dirigido contra los barrios residenciales de la ciudad, pero fue interceptado en el sur de la capital sin provocar muertos ni daños materiales.

Por su parte, los propios rebeldes hutíes del movimiento Ansar Alá revelaron que el objetivo principal del ataque era el palacio del rey.

La embajadora de EEUU ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, dijo durante una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU que el misil hutí disparado contra Arabia Saudí tiene todas las características propias de los ataques anteriores con armas iraníes, es decir, se trataba de un Burkan-2. Teherán, por su parte, negó tener cualquier relación con este ataque.

Esta no es la primera vez que los rebeldes yemeníes atacan Riad. El 4 de noviembre, un misil balístico lanzado desde territorio yemení explotó cerca del aeropuerto internacional Rey Khalid, al noreste de la capital.

Según declaró al periódico ruso Gazeta el profesor de la Escuela Superior de Economía Grigori Lukiánov, el reciente ataque podría llevar a una escalada del conflicto en Yemen.

“No es nada extraordinario. El objetivo de tales ataques no solo es provocar daños materiales a la parte saudí, sino que también buscan cierto efecto simbólico y denunciar la voluntad y la capacidad de los hutíes de librar una guerra contra el ocupante [Riad] utilizando todos los medios a su alcance”, explicó.

Agregó que el ataque puede ser utilizado por los medios y las figuras públicas prosaudíes para “demonizar” a Irán, el principal oponente de Riad en la región.

Fuente EP Mundo Sputnik