Sorprendente participación en las elecciones catalanas

La participación en las elecciones en Cataluña se ha disparado a lo largo de la tarde. A las 18.00 horas, el segundo avance ofrecido por la Generalitat señalaba que el 68,33% de los catalanes llamados a las urnas habían acudido a votar, lo que supone 5,2 puntos más respecto a las elecciones catalanas del 27 de septiembre de 2015, cuando a la misma hora había votado el 63,12% del censo.

Los primeros datos de participación, que se conocieron a las 13.00 horas, reflejaban unos datos similares a los de 2015, apenas seis décimas por debajo de los registrados en 2015 (un 34,51% del censo frente al 35,09% de las elecciones anteriores). Sin embargo, y a pesar de ser un día laborable, la previsión es que la jornada finalice con una participación histórica, lo que continuaría con la tendencia ascendente en la región, donde la participación aumentó más de un 27% entre los años 2010 y 2015.

Largas colas para votar en la jornada electoral, con más de cinco millones y medio de catalanes llamados a las urnas

Por provincias, los datos ofrecidos a las 13.00 horas otorgaban a Gerona el mayor dato de participación con un 35,15% del censo (3,32 puntos menos que en 2015: 38,47%). Le sigue Tarragona, con una participación del 35,11% (0,45 puntos menos); Barcelona, con el 34,6% (3,32 puntos menos), y Lérida, donde la participación fue hasta las 13.00 horas del 34,41% frente al 33,75% de 2015, una diferencia al alza de 0,66 puntos.

La tónica general de la jornada han sido las largas colas de votantes que esperaban desde primera hora de la mañana la apertura de los colegios electorales, 2.680 centros que han abierto sus puertas a las 9.00 horas “sin incidencias remarcables”, según ha explicado el secretario general técnico del Ministerio del Interior, Juan Antonio Puigserver. Falta de material electoral en algún colegio, papeletas de un partido que finalmente no concurre o el retraso de algún componente de las mesas, según ha desgranado más tarde.

El Ejecutivo advierte al secesionismo de que el «único resultado válido y con garantías» es el que ofrecerá la Generalitat

Algo más de tensión se ha vivido en el Ayuntamiento de Balaguer (Lérida), que hoy funciona como colegio electoral. La Junta Electoral ha obligado a la pintora Aida Martí a tapar unos cuadros con imágenes de políticos. Según la autora, los tapó hace unos días pero colocó unos carteles con las frases: ‘Estamos de luto’ o ‘Los cuadros serán siempre nuestros’. “Me han dicho que si no los retiraba se podía impugnar la mesa, yo no quería, es casualidad que la sala sea colegio electoral y que sean retablos de ocho políticos: Puigdemont, Junqueras, Arrimadas, García Albiol, Gabriel, Iglesias, Iceta y Rajoy”, ha detallado.

Fuente EP Mundo La Rioja