Su novia le niega sexo y se desquita de la peor manera

A finales del 2016, Richard Walker, residente de Hollywood, fue hallado culpable de agresión después que trató de estrangular a Stephanie Gardner. También fue arrestado y acusado de no detener el automóvil cuando Gardner tenía un pie fuera de la puerta, en tanto gritaba por la ventanilla en busca de ayuda.

El incidente obligó a Gardner a obtener una orden de protección en contra de Walker durante siete meses.

El domingo los dos estaban de nuevo juntos cuando según la policía, en un nuevo estallido de violencia, Walker mató a puñaladas al hijo de 24 años de Gardner, Marquise Reeves.

En el reporte del arresto de Walker, la policía escribió que al llegar al 2338 Charleston Street encontraron a Reeves “tirado en el piso lleno de sangre”. De igual modo, en la casa había pedazos de una mesa de cristal, una cuchilla y una gran cantidad de sangre.

Ahora, Walker, de 36 años, está preso en la cárcel del Condado Broward acusado de homicidio sin premeditación

Gardner, de 49 años, le dijo a la policía que la pelea del domingo empezó cuando Walker se enfureció cuando ella se negó a tener relaciones sexuales con él. El escándalo de la disputa entre ambos en el dormitorio hizo que Reeves comenzara a discutir con Walker y los ánimos se fueron caldeando. Poco después, Reeves y Walker llegaron a la sala de la casa, donde Reeves se sentó en el sofá.

Gardner dijo que vio cómo Walker continuaba peleando con Reeves y al rato, los dos intercambiaron golpes y empujones, cayeron en el sofá y luego sobre la mesita de cristal. Gardner agregó que vio a su hijo con la playera ensopada de sangre y a Walker con la cuchilla en la mano, aunque no vio el momento en que lo acuchilló. Luego se encerró en su dormitorio y llamó al 911.

Por su parte, Walker le dijo a la policía que tras dejar el dormitorio, se sentó en una banqueta de bar mientras Reeves se sentaba en el sofá. Cuando trató de hablar con Reeves, lo que éste hizo fue lanzarle un golpe a la mandíbula y se enfrascaron a golpes. Walker dijo que sacó su cuchilla y acuchilló a Reeves dos veces en el torso porque pensó que iba a sacar algún arma.

Walker dijo que intentó sentar a Reeves para ayudarlo a respirar, pero cuando supo que la policía estaba en camino, huyó de la casa.

Fuente EP Mundo El Nuevo Herald