Susto de “padre y señor nuestro” en un vuelo Barcelona-Varsovia

El vuelo 1476 de la compañía Wizz Air, que une en poco más de dos horas los aeropuertos de Barcelona-El Prat y Varsovia-Chopin, fue ayer más largo de lo esperado, pues el avión tuvo que regresar al aeropuerto de salida tras declararse en emergencia por un aviso de posible humo en cabina.

El aparato, un Airbus A320 de matrícula húngara y fabricado en 2015 despegó unos minutos después de su hora programada, las 21:30, por la pista 25L de El Prat, la paralela a la playa, y tras el giro obligatorio hacia el mar, para evitar el sobrevuelo de algunas zonas urbanas de Gavá, Castelldefels y Viladecans para seguir ascendiendo hacia el noreste, sobre el mar, en paralelo a la costa catalana y con rumbo a centroeuropa.

Aproximadamente a la altura de Palamós los pilotos del avión tuvieron en cabina el aviso de humo en cabina

Aproximadamente a la altura de Palamós los pilotos del avión tuvieron en cabina el aviso de humo en cabina, una de las emergencias potenciales a las que la tripulación de una aeronave ha de hacer frente con mayor rapidez, ya que al ir presurizado, el humo puede invadir con gran rapidez todas las zonas de la aeronave. Comunicándose por radio con el centro de control de transito aéreo de Barcelona, en Gavá, los responsables del Wizz Air 1476 declararon, preventivamente, emergencia a bordo.

Inmediatamente, los controladores de Gavá, que coordinan algo más de 300.000 km2 de espacio aéreo que incluye la costa este de la península y un buen trozo del mediterráneo, dieron total prioridad al airbus que dio un amplio giro para regresar rápidamente a El Prat. En una posterior comunicación con la torre del campo de vuelo, los controladores de esta dieron total preferencia al vuelo para aterrizar lo más rápidamente posible en la pista 25R, la más larga, mientras también desde la torre se coordinaban, siempre preventivamente, a los servicios de emergencias por si su actuación fuese necesaria a la llegada del avión.

El avión aterrizó con total normalidad y no de emergencia

El avión aterrizó con total normalidad y no de emergencia, pues al realizarse este siguiendo los procedimientos normales en la aproximación y toma no tiene esta consideración y la única diferencia es que se le dió preferencia respecto al resto de aviones que iban a aterrizar en la zona. Posteriormente, viéndose que no era necesaria ninguna evacuación inmediata, el Airbus se dirigió rodando por sus propios medios a la plataforma de estacionamiento de la terminal T2, donde se verificó el origen de la señal por emergencia y posteriormente el avión tuvo que ser inspeccionado para quedar apto para volar de nuevo.

Wizz Air es una de las principales compañías de bajo coste de continente y desde sus primeros pasos en 2003 se ha especializado en el mercado de Europa del este y tiene una red que cubre 142 destinos que también incluyen Israel y los Emiratos Árabes.

Teniendo como accionista mayoritario a un fondo de inversión estadounidense, Indigo, este verano su flota ha alcanzado los 85 aparatos y tiene pendientes de entrega 130 unidades más que Airbus irá entregando entre este año y 2024.

Wizz Air es una de las principales compañías de bajo coste de continente y desde sus primeros pasos en 2003 se ha especializado en el mercado de Europa del este

El año pasado transportó 1.493.000 pasajeros en sus vuelos desde y hacia España. De estos, 651.000 pasaron por el aeropuerto de Barcelona, desde donde Wizz Air ofrece vuelos a diferentes ciudades de Bulgaria, Hungría, Lituania, Letonia y también a Macedonia, Moldavia, Rumania y Polonia, cuya capital era el destino del vuelo que ayer tuvo que regresar por un aviso de emergencia, resuelto sin mayor novedad poco antes de las 23 horas.

Por otro lado, se prevé que los pasajeros de este vuelo irán saliendo definitivamente durante este domingo hacia Varsovia.

 

Fuente EP Mundo La Vanguardia