Taxistas indignados colapsan Madrid e intentan ingresar al Congreso

Varios miles de taxistas llegados de toda España se manifiestan este martes en Madrid en protesta por la ‘uberización’ que, según denuncian, está experimentando el transporte urbano. La marcha va unida a una huelga general que pretende frenar el auge de licencias de vehículos de alquiler con conductor (VTC) y que pide regular la actividad de Uber y Cabify.

Durante la protesta se están registrando momentos de tensión entre los taxistas y los antidisturbios, que han cargado contra un grupo de manifestantes que ha intentado derribar las vallas al final de la carrera de San Jerónimo, que separan la zona de la manifestación y el Congreso de los Diputados.

La carga se ha producido cuando un nutrido grupo de manifestantes ha lanzado bombas de humo y ha zarandeado las vallas que protegían la entrada al Congreso.

En ese momento, un grupo de antidisturbios ha creado un cinturón de seguridad para proteger el perímetro, aunque ha tenido que ceder algunos metros.

Instantes después, otro grupo de antidisturbios ha entrado a la calle desde el paseo del Prado y ha cargado en lateral desde la acera, lo que ha generado una avalancha.

Tras la actuación policial, los manifestantes han increpado a los antidisturbios y han coreado “somos taxistas, no terroristas” mientras un speaker subido a un camión con altavoces ha gritado por megafonía que no se van a ir hasta que haya soluciones. “¡Queremos que nos vean, no nos van a mover de aquí!”, ha gritado, y después ha puesto música épica de fondo.

“El taxi está de lucha”

“El taxi dice no al intrusismo” puede leerse en una de las pancartas que portan los miles de taxistas congregados en Madrid. Algunos de los manifestantes llevan bengalas y se escuchan abundantes detonaciones de petardos. El tráfico está cortado en el Paseo del Prado en dirección Cibeles y ya hay desplegado un dispositivo formado por efectivos de la Policía Nacional y Municipal, además de miembros de Samur-Protección Civil.

En la protesta se escuchan gritos de “Rajoy, escucha, el taxi está de lucha” o “si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra” y se ven pancartas de “Iñigo de la Serna dimisión” y “PP=Uber+Cabify”. “Están en juego nuestras familias y nuestros trabajos”, se lamentan.

La huelga ha arrancado a las 6.00 horas y ha provocado grandes atascos a las puertas de Madrid. La A-6 ha sufrido 14 kilómetros de atasco, según fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT). Desde primera hora de la mañana, sobre las 6.30 horas, han comenzado las concentraciones en todos los accesos, que han afectado a la A-6, a la A-1 o a la A-3, siendo la A-42 la última afectada.

Los efectos de la huelga también se están notando en las estaciones de trenes y los aeropuertos, donde reina la confusión. Los turistas que han aterrizado en las primeras horas en el aeropuerto de El Prat en Barcelona han recibido con desconcierto la noticia de que no hay taxis disponibles para desplazarse hasta la capital catalana. Enseguida se han vaciado las parrillas de taxis de las terminales T1 y T2 del aeropuerto barcelonés, donde sólo se han quedado algunos taxis de “servicios mínimos”, que darán servicio a personas mayores o con dificultades de movilidad.

Atocha es uno de los puntos donde más caos circulatorio hay en la ciudad: numerosos viajeros de tren tienen que buscar autobuses -y esperar unas largas colas para subirse-, ante la falta de taxis, mientras que decenas de taxistas comienzan a congregarse en la zona para participar en la manifestación.

Caos circulatorio

La huelga se extenderá hasta la misma hora del jueves y está convocada por las principales asociaciones del sector (Fedetaxi, Antaxi, Élite y las plataformas TNT y Caracol). Estas mismas patronales han programado además una manifestación, que comenzará a las 11.00 horas en las inmediaciones de la estación de Atocha y discurrirá hasta las puertas del Congreso de los Diputados.

El paro y la manifestación suponen reavivar el conflicto abierto desde hace meses entre el gremio del taxi y las empresas como Uber y Cabify, toda vez que los tribunales han comenzado a conceder las alrededor del 10.000 licencias de VTCque se espera se concedan por vía judicial como consecuencia de un vacío legal abierto en el sector hace unos años.

Asimismo, las movilizaciones suceden a las ya registradas en la primera mitad del año y tienen lugar en tanto el Ministerio de Fomento ultima aprobar por Real Decreto un conjunto de medidas para ordenar ambos sectores y que “convivan en armonía”.

Por el momento, los taxistas advierten de más movilizaciones en caso de que tras el paro no observen “voluntad política” para solventar el problema.

10.000 nuevas licencias

En los próximos meses se calcula que los tribunales den ‘luz verde’ a unas 10.000 nuevas licencias de estos tipos de vehículos por el vacío legal registrado entre 2013 y 2015.

En 2013 el actual Gobierno del PP pretendió acabar con la liberalización abierta en el gremio por el precedente Gobierno socialista en 2009. No obstante, el Real Decreto que desarrolló la modificación realizada a la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT) y que fijó la proporción de una licencia de VTC por cada treinta de taxis no se aprobó hasta 2015.

Así, las 80 primeras licencias de vehículo de alquiler con conductor ratificadas recientemente por el Tribunal Supremo son autorizaciones pedidas y denegadas por la Comunidad de Madrid en 2014.

Esta avalancha de nuevas licencias sobrepasará con creces el ratio de una VTC por cada treinta taxis que, de hecho, ya se supera. En concreto, las 10.000 licencias que se esperan por vía judicial triplicarán las alrededor de 6.000 que el sector tiene actualmente y que ya de por sí triplican a las 2.200 que tendría que tener en virtud del ratio que fija la ley.

Fuente EP Mundo El Mundo