¡Temor en Florida! Después del huracán Irma, ¿sigue José?

Mientras todos los ojos en el sur de la Florida están fijos en las palmeras y las grúas de construcción que se han venido al suelo ante la fuerza de los vientos del huracán Irma, su hermano menor, José, empieza a tomar fuerza en el Atlántico al norte de Puerto Rico, con el movimiento circular extraño que según los pronósticos pudiera colocarlo en dirección al sur de la Florida para finales de esta misma semana.

Al igual que Irma, José es un huracán de envergadura, con vientos de 130 millas por hora

En este momento, el fenómeno está unas 1,000 millas al este-sureste de Miami, y muestra una actitud completamente esquizofrénica sobre su destino.

En su parte más reciente, el Centro Nacional de Huracane pronostica que José tendrá categoría 4 en los próximos cinco días al tomar un rumbo ligeramente al noreste, dar vuelta hacia el oeste, bajar hacia el sur y volver a tomar rumbo este, “como hacer un nudo”, dijo uno de los especialistas del Centro Nacional de Huracanes.

(Sin embargo, como todo esto ocurre a 130 millas por hora, el símil más preciso sería el de un adolescente quemando cauchos en círculo en un estacionamiento).

Cuando todo este movimiento concluya el viernes, el Centro espera que José esté a unas 600 millas, de frente a Miami. Pero nadie sabe con algún grado de certeza que pasará a partir de entonces.

Los meteorólogos por lo general asignan a los huracanes con nombre un cono de incertidumbre, un pronóstico de trayectoria que comienza con precisión y entonces se amplía a medida que la trayectoria mira al futuro y las posibilidades aumentan. El de José no es un cono, sino más bien un círculo casi perfecto.

“El rumbo futuro de José después de todas estas piruetas en la región oeste del Atlántico es incierto”, dijeron los meteorólogos con aspecto de desesperanza en The Weather Channel el domingo. “Pero seguiremos monitoreándolo para determinar si hay un impacto potencial en Estados Unidos”.

Los huracanes de rumbo confuso que se inclinan por una dirección y de inmediato cambian a otra son cosa poco común, pero conocidos. ¿Se acuerdan del huracán Jeanne, que en el 2004 pareció perder fuerza en el Atlántico antes de tomar fuerza y estrellarse contra Hutchinson Island, convirtiéndose a final de cuentas en uno de los cuatro huracanes que golpeó la Florida ese año?

Lo más confuso de todo es que, después de Harvey e Irma, José pudiera terminar siendo el tercer huracán que toca tierra en Estados Unidos en tres semanas. Cuando Irma tocó tierra en los Cayos de la Florida el domingo, fue la primera vez en los registros que el territorio continental de Estados Unidos ha sido afectados por dos tormentas de categoría 4 el mismo año.

La combinación de Harvey, Irma, José, Katia (el huracán que golpeó México la semana pasada) y docenas de incendios forestales en el oeste de Estados Unidos, y el reciente terremoto de 8.2 en México, dijo a los reporteros Jeff Masters, director de Meteorología del servicio privado Weather Underground, solamente puede tener una conclusión: “La naturaleza se ha vuelto loca”.

Este sentido de asombro llegó incluso al espacio exterior, donde el astronauta norteamericano Randy Bresnik ha enviado a la Tierra imágenes de lo que ve desde el espacio. El sábado por la noche, envió una imagen de Irma y José juntos, que cubren una buena parte del hemisferio occidental.

“Desafortunadamente, es la historia de dos huracanes”, escribió en el pie de la foto.

Fuente EP Mundo El Nuevo Herald