Tenía trece serpientes en casa y una de ellas se puso diabólica

Once serpientes en casa no eran suficientes para una mujer de Ohio, EE.UU., que decidió acoger a dos más, en concreto a dos boas constrictor. Parecía que tenía todo bajo control, hasta que una de ellas se abalanzó encima suyo mientras le enroscaba el cuello y le intentaba morder la nariz, según ha informado el diario The New York Post.

Desesperada, la mujer decidió llamar al servicio de Emergencias para avisar de lo que sucedía en su casa y pedir ayuda. “Tengo una boa constrictor en la cara”. Al escuchar sus palabras, el operador, atónito, no podía creer lo que estaba realmente escuchando: “Señora, ¿tiene un qué?”.

”Hay sangre por todos lados”, aseguró la mujer, que cada vez estaba más atrapada por el animal

”Hay sangre por todos lados”, aseguró la mujer, que cada vez estaba más atrapada por el animal. Desde el servicio de emergencias le preguntaron si tenía algún tipo de dificultad para respirar. La víctima del ataque dijo que no, pero que se dieran prisa.

Los Bomberos llegaron al domicilio y encontraron a la señora en el suelo con la serpiente rodeándole la cara y el pecho y mordiéndole la nariz, según ha explicado uno de los bomberos al mismo medio.

Los Bomberos llegaron al domicilio y encontraron a la señora en el suelo con la serpiente rodeándole la cara y el pecho y mordiéndole la nariz

Intentaron apartar al animal pero no había forma así que tuvieron que cortarle la cabeza con un cuchillo para lograr liberar a la mujer.

Poco después, fue trasladada al hospital, donde se recupera de las heridas que, afortunadamente, no suponen un riesgo para su vida, según las autoridades locales.

 

Fuente EP Mundo La Vanguardia