Una guerra de poderes se desata dentro de ICE

Una guerra se viene fraguando al interior de la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas ( ICE) Por un lado está el mayor sindicato de empleados de al agencia y por el otro el recién nombrado director general Thomas D. Homan.

Las tensiones empezaron a escalar a principios de noviembre, cuando Donald Trump decidió nominar a Homan como director permanente de la agencia. En respuesta al presidente, el Consejo Nacional de ICE hizo pública denuncias sobre la mala administración de la agencia bajo la batuta de Homan, instando al presidente a investigar su acciones, reportó The Washington Times.

Sin embargo, un portavoz de ICE bajo la tutela de Homan desestimó las acusaciones y calificó los reclamos del sindicato “sin fundamento” y dijo que la agencia ha aumentado su moral desde que Homan se convirtió en el director interino desde enero de este año.

Tratando de calmar la controversia, Trump llamó al presidente del sindicato, Chris Crane, para conciliar las asperezas en una reunión; sin embargo, dejó muy claro que la Casa Blanca apoya firmemente Homan.

“El presidente ha nominado a Tom Homan por sus décadas de experiencia y compromiso firme con hacer cumplir la ley”, dijo Raj Shah, un portavoz de la Casa Blanca.

Homan está a la espera de una audiencia de confirmación del Senado y cuenta con el respaldo de los republicanos en el Congreso.

Los críticos desestiman las quejas del sindicato como parte de una lucha de poder interna de larga duración y dicen que las acusaciones carecen de fundamento y dicen que la cantidad de incidentes son aislados con el número de casos que maneja la agencia a nivel nacional.

No obstante, los líderes del sindicato de ICE, que representan a 6,000 empleados, dicen que se sienten frustrados por lo que ellos llaman un fracaso por parte de Homan y otros altos directivos para detener la mala conducta en una agencia que tiene poca supervisión pública.

Los funcionarios del sindicato se refieren a una serie de prácticas a nivel nacional que merecen una mayor investigación. Una revisión interna de la agencia del año pasado encontró que los empleados de la oficina de expulsión de Newark se quejaron de que los administradores ofrecen promociones y otras asignaciones en base a las “amistades personales y relaciones sexuales”, reportó el Washington Post.

En San Diego, por ejemplo, los líderes sindicales dicen que los empleados han presentado más de 20 quejas de discriminación desde 2015. Félix Luciano, un oficial de ICE y presidente de la Unión de local en San Diego, dijo que Homan “se ha hecho el de la vista gorda sobre estos informes”.

Homan ha dirigido en parte las operaciones de expulsión desde 2013 hasta que el presidente Trump lo nombró director encargado en enero.

Por su parte, funcionarios de ICE leales a Homan ha respondido a las criticas diciendo que el número de quejas son aisladas y que, por el contrario, la llegada de Homan a la dirección general solo ha mejorado la moral de la agencia.

Organismos de control que no están conectados al sindicato también han elevado un gran número de críticas contra la gestión de ICE. Un informe del inspector general del departamento de Seguridad Nacional encontró que el año pasado los oficiales encargado de las operaciones de deportación tenían un número “abrumador” de casos de entrenamiento inadecuado de los oficiales de la agencia.

Según ICE, Homan está abordando esas críticas del reporte del inspector general, señalando que este tipo de problemas se dieron durante el gobierno de Barack Obama.

Fuente EP Mundo MSN