Veinte segundos de infierno en el tren descarrilado

Dos heridos graves ha dejado el descarrilamiento del tren de pasajeros que realizaba ayer por la mañana el trayecto entre Málaga y Sevilla a su paso por un tramo de la localidad de Arahal. Así lo explica el último parte ofrecido por la Consejería de Salud de Andalucía. El accidente ha sido consecuencia de las condiciones meteorológicas: la lluvia ha causado grandes desperfectos en las vías por las que debía circular.

La causa del descarrilamiento ha sido el estado de las vías provocado por las lluvias

La mayoría de los pasajeros coinciden en que “no saber qué estaba ocurriendo fue la principal causa del miedo que se vivió”. Una joven estudiante explica a Canal Sur que experimentó junto a sus compañeros “unos quince o veinte segundos de infierno”.

“En el fondo lo que te nace es intentar controlar todo lo que tienes a tu alrededor. Cuando todo pasa lo primero que haces es saber si todos están bien”.

El descarrilamiento se ha saldado con dos heridos graves que han tenido que ser evacuados en helicóptero al Hospital Universitario Virgen del Rocío. Además, a consecuencia del accidente más de 30 personas han resultado heridas leves. En el tren viajaban unos 70 pasajeros y entre ellos se encontraba Carlos Hernández, portavoz de Ciudadanos en Málaga, que ha salido “completamente ileso”, según ha explicado.

No es la misma situación que han vivido Marinma Aranda y el hermano de Pilar. La primera explica que se encuentra “bien, con algunos moratones” y que “otros han escapado peor”. Pilar, por su parte, relata a LaVanguardia.com que su hermano “se encontraba en el tren” y que “ha sido atendido de un dolor en la espalda”.

“Poco a poco fuimos saliendo del tren y nos dimos cuenta de lo que pasaba: vías en mal estado por el agua y los revisores explicando que se había descarrilado. Lo bueno es que paramos antes de que llegáramos al puente, donde las vías estaban peor”, cuenta un joven estudiante a Canal Sur que se dirigía a clase juntos a dos compañeras.

Otra de las estudiantes que iba en el tren declara al mismo canal:“Tenía mucho miedo y estaba sola. Prácticamente salí volando hasta el asiento de enfrente. Cuando me levanté vi a gente con brechas en la frente y sangre por algunos golpes que habían recibido. Todavía sigo muy nerviosa y me duele bastante la pierna”.

Tenía mucho miedo y estaba sola. Prácticamente salí volando hasta el asiento de enfrente. Aún sigo muy nerviosa”

Jorge viajaba en el último vagón -el que descarriló- junto a un amigo. Él relata lo que vivió en radio Cope: “Ha sido como una montaña rusa muy bestia. Íbamos hacia arriba, abajo y hacia los lados. Fue un buen susto y largo”.

Otro de los testigos ha contado para La Sexta que “los agricultores que trabajaban en la zona fueron los primeros en ayudar a los heridos antes de que llegaran los servicios de emergencia”. En esta misma línea, la Policía Local ha hecho un llamamiento a todos los vecinos de Arahal que tengan tractores para que se dirijan a la zona, ya que algunas ambulancias han quedado varadas por el barro acumulado tras las intensas lluvias.

Fuente EP Mundo La Vanguardia