Víctima de los recién casados pervertidos culpa a un motel y un súper

El traumático secuestro de una mujer de Hialeah inició en el estacionamiento de un Publix y terminó en una concurrida calle de Miami, a las afueras de un Motel 6. Entre ambos lugares, la mujer sufrió cuatro horas siendo brutalmente golpeada y violada por una pareja que estaba en el sur de la Florida celebrando su luna de miel.

A más de una semana de la desgarradora experiencia, la víctima habló por primera vez a varios medios locales y dio más detalles del delito que ha conmovido al sur de la Florida y por el que están detenidos sin fianza Rashada Hurley, de 32 años, y Timothy Lowe, de 37.

La mujer de 28 años, quien declinó ser identificada , dijo con la voz entrecortada que temió por su vida durante el secuestro, ya que la pareja la había amenazado constantemente con matarla si no los obedecía.

“No sabía si iba a salir viva”, comentó.

Según su abogado Carlos Silva, que estuvo presente en la conferencia de prensa, están buscando posibles testigos para una futura demanda contra las compañías Publix o Motel6.

Con respecto al Motel6, Silva explicó a Telemundo51 que los demandarían por haber permitido que los sospechosos usaran la tarjeta de crédito de la víctima sin su identificación o su presencia, y con lo que se dio lugar así a la traumática experiencia de la mujer.

La víctima fue secuestrada en el estacionamiento de un Publix en Hialeah después de hacer sus compras un domingo en la tarde. Una mujer —ahora identificada como Rashada Hurley— se le acercó por la ventanilla del carro para supuestamente para preguntarle por una dirección, pero cuando la víctima bajó el vidrio, Hurley la golpeó en la cabeza, dejándola inconsciente.

Lo siguiente que recuerda la víctima es a un hombre —Timothy Lowe— manejando su vehículo y dándole puñetazos en la cara.

“Él [Lowe] seguía preguntándole a ella [Hurley] si tenía el cuchillo”, dijo la mujer que recordó que en ese momento, entró en pánico.

La pareja acusada, residentes de Georgia, condujeron entonces hasta un Motel6 ubicado en 7330 NW 36 Calle y allí, Hurley usó la tarjeta de crédito de la víctima para reservar una habitación. La mujer recordó que en ese momento, tuvo esperanzas de que su pesadilla acabara, ya que contaba con que los empleados del motel se dieran cuentan que la tarjeta de crédito no pertenecía a Hurley.

Las diferencias de Hurley y la víctima son notorias. Hurley es una mujer afroestadounidense de cinco pies 11 pulgadas de altura y con un peso 220 libras, mientras que la víctima es una delgada hispana de pequeña estatura y piel blanca.

Fuente EP Mundo El Nuevo Herald