Vivieron una auténtica pesadilla dentro de una granja de pollos

La Fiscalía Federal del Distrito Norte de Ohio reveló este miércoles cargos contra Pablo Durán Ramírez por tráfico de personas y de someterlas a trabajos forzosos, en hechos que ocurrieron entre el 2011 y 2014 en una granja de pollos.

Ramírez, de 49 años y ciudadano estadounidense, fue detenido este sábado cuando intentaba cruzar la frontera entre México y Estados Unidos.

El hombre está acusado de integrar una red de traficantes de personas que reclutó, engañó y esclavizó a ocho menores de edad y dos adultos guatemaltecos, a quienes explotaron laboralmente en granjas de Marion, Ohio, en turnos de más de 12 horas diarias, según el documento de acusación del caso.

Según la Fiscalía, Durán Ramírez reclutó a los menores para que trabajaran en Trillium Farms, compañía que “sabía o pasaba por alto” el hecho que algunos de los trabajadores eran víctimas de trata de personas.

Además de los cargos por trabajo forzado y confabulación, Durán Ramírez se enfrenta al cargo de incitar a un extranjero a ingresar ilegalmente a Estados Unidos, por los que podría ser condenado hasta 25 años de cárcel.

Las víctimas, algunas de 14 y 15 años, fueron engañadas en Guatemala por los integrantes red con la promesa de que en Estados Unidos tendrían la posibilidad de ir a la escuela y conseguir buenos trabajos.

Las víctimas, algunas de 14 y 15 años, fueron engañadas en Guatemala por los integrantes red con la promesa de que en Estados Unidos tendrían la posibilidad de ir a la escuela

Pero al entrar ilegalmente a territorio estadounidense las promesas se derrumbaron y fueron esclavizados a trabajar en una granja limpiando gallineros, cargando y descargando jaulas de pollos y vacunando los animales, entre otros.

A cambio les daban una “pequeña suma de dinero” y vivienda en remolques en pésimas condiciones. Así mismo, les retenían la paga y los amenazaban con hacerles daño físico o matarlos si los denunciaban ante las autoridades.

Tres de los integrantes de la red ya fueron condenados el año pasado. Aroldo Castillo Serrano, jefe de la organización, fue sentenciado a 15 años de cárcel, mientras Ana Angélica Pedro Juan, quien supervisaba a las víctimas en Ohio, fue sentenciada a 10 años de cárcel, y Conrado Salgado Soto, quien les conseguía trabajo, a cuatro años.

Otros tres miembros de la organización, entre ellos el hijo de Durán Ramírez, se declararon culpables de confabulación para incitar a un extranjero a ingresar ilegalmente a Estados Unidos.

La compañía Trillium Farms aseguró en ese momento que cooperó con los agentes federales para identificar a los traficantes de la red y rescatar a las víctimas.

Fuente EP Mundo El Nuevo Herald