¡Agárrese! Esto pasará con los indocumentados con cáncer

Las personas con cáncer y que viven sin documentos en Estados Unidos podrían tener una solución a sus problemas con la ayuda de un invento y una mujer sobreviviente. Todo empieza en la sala de un apartamento en Mineola, Long Island, en los suburbios de la ciudad de Nueva York, un brasier hecho a mano cuelga del torso de un maniquí blanco.

A primera vista parecería ser un producto en venta en una tienda de lencería, pero no lo es. Se trata de un símbolo de renacimiento y vida. Bautizado “El susurro de la mariposa”, es una de las cosas que más destaca a la vista cuando se entra al hogar de Betty Rodríguez, una mujer que logró sobrevivir al cáncer a pesar de ser indocumentada. Una hazaña que para muchos puede parecer imposible.

Betty, de 58 años y quien ha vivido en Nueva York por más de 20, desde que llegó de su natal Colombia, fue diagnosticada con cáncer de seno en abril de 2007. Palpó una bolita en su seno izquierdo cuando se hizo el autoexámen. A los pocos días una mamografía confirmó lo temido. Este hecho marcó un antes y un después en su vida.

Sin hablar inglés, sin tener seguro y sin documentos, la inmigrante entró en pánico al escuchar el dictamen del doctor. Su hijo la acompañó y fue quien logró encontrar ayuda.

“Fue un momento muy duro porque en esa época yo no tenía formas de recibir un tratamiento. Tuve mucho miedo”, dijo Rodríguez. “Mi hijo fue quien comenzó a buscar un hospital cerca de la casa”.

La esperanza renació cuando el Centro Médico Universitario de Nassau la recibió. “Fueron como ángeles caídos del cielo”, dijo la colombiana, quien recibió la orden para hacerse una serie de exámenes y alistarse para comenzar un tratamiento de quimioterapias y radioterapias.

Pesadilla de no tener serguro

Sin embargo, fue en este momento cuando la falta de documentos provocó que sufriera de gran estrés, lo cual la sumió en una fuerte depresión. Lo que nunca había parecido una necesidad urgente, lo era en este momento. Ahora ella vivía el escenario más oscuro de no tener seguro medico.

“Perdí el control de mi vida. Realmente se me paró el reloj”, relató.

De los 500,000 inmigrantes indocumentados que viven en Nueva York, aproximadamente la mitad están asegurados a través de cobertura patrocinada por un empleador, o han adquirido un seguro privado. La mitad restante no tiene cobertura.

Debido a su estatus migratorio, Betty creía que no podía acceder a ninguna ayuda del Gobierno federal en ese momento. Su única alternativa fue hablar con el personal médico y contarles que no podía correr con esos gastos. La respuesta del hospital fue rápida, y la paciente recibió un beneficio conocido como Medicaid de Emergencia, que cubre servicios urgentes para tratar condiciones que ponen en serio peligro la vida una persona. El caso de Rodríguez se necesitaba intervención inmediata.

“Fue mi salvación porque debido a lo grave de mi cáncer, el proceso fue directamente con el hospital y no demoró mucho”, apuntó la sobreviviente, quien tuvo la fortuna de mantenerse con este beneficio durante todo el tiempo de su recuperación.

“Medicaid salvó mi vida”

“Si no fuera por esa oportunidad de estar acá y recibir esa ayuda, me habría tocado quedarme en mi casa esperando que el cáncer siguiera creciendo”, expresó la colombiana, quien terminó su tratamiento en 2009. “Medicaid salvó mi vida”, resaltó.

En el estado de Nueva York, Medicaid de Emergencia le reembolsa a los hospitales por los costos de proporcionar atención hospitalaria a pacientes sin seguro médico, entre estos, inmigrantes indocumentados.

Pese a que es un servicio de emergencia, funciona también como una cobertura limitada de seguro medico, mediante el cual quienes califiquen, reciben una tarjeta que confirma su cobertura temporal. Sin embargo, una vez que una condición sea definida como una “emergencia”, la cobertura puede ser autorizada por un máximo de 15 meses para cubrir ciertos tratamientos, incluidos algunos tipos de cáncer.

Seguro para indocumentados

Al igual que Rodríguez, miles de inmigrantes indocumentados reciben servicios médicos a través de la red de hospitales públicos de la Ciudad (NYC Health + Hospitals) y además pueden calificar para coberturas de salud.

Pero a pesar de ello, los trabajadores de salud en Nueva York temen que las políticas de inmigración del presidente Donald Trump puedan tener consecuencias negativas en los servicios médicos disponibles para las comunidad inmigrante. De hecho, ya muchos indocumentados temen acudir al médico o inscribirse para recibir beneficios de salud por miedo a exponerse a la deportación.

“Ahora la gente tiene mucho miedo de ir a los hospitales porque creen que pueden ser deportados”, explicó Betty, quien hoy en día coordina un programa de mamografías gratis junto con el Project Renewal Scan Van. “Mi salvación fue la mamografía y luego la ayuda que me brindó la ciudad por medio del Medicaid de Emergencia, por eso continúo mi compromiso con las mujeres indocumentadas que necesitan ayuda”.

La Oficina de Acceso a Seguros Médicos de la Administración de Recursos Humanos, una agencia del gobierno de la Ciudad que ayuda a los neoyorquinos a conocer y encontrar cobertura médica a bajo costo o gratuita, aseguró que los inmigrantes en la Gran Manzana tienen más opciones de seguro de salud que en muchos otros estados.

La agencia explicó que solicitar un seguro de salud no afecta el estado migratorio o una solicitud de cambio de estatus y recordó que la información migratoria no se comparte con las autoridades federales de inmigración.

En abril, el Dr. Mitchell Katz, presidente y director ejecutivo de NYC Health + Hospitals, reafirmó el compromiso de los sistemas de salud a través de una “carta abierta” escrita en 14 idiomas, con su misión de servir a todos los neoyorquinos, sin excepción, y sin importar su estado migratorio. La carta subraya el compromiso de NYC Health + Hospitals de proteger el derecho de los pacientes a la privacidad y de mantener el estatus de inmigrante completamente confidencial.

“No tema ir al médico, al centro de salud, al hospital o a la sala de emergencias. Todos los inmigrantes pueden obtener atención médica en la ciudad de Nueva York, independientemente de su situación migratoria o capacidad de pago. Deseamos que pueda buscar atención en cualquier entorno de salud, sin temor”, escribió Katz.

¿Cómo encontrar ayuda?

Llame al 311 para obtener un listado de todos los hospitales públicos y centros de salud.

Fuente EP Mundo El Diario de NY
Cargando...
Cargando...