¡Agárrese! Trump elimina las visas a estos países (Detalles)

Viajar hacia los Estados Unidos será una tarea complicada desde este momento para los siete países considerados criticos por el gobierno. Sí, se acabaron las visas, y para los simpatizantes de Donald Trump, la decisión de la Corte Suprema de ratificar la prohibición de viajes consolida las nuevas políticas migratorias.

Estos son tres resultados de la decisión, la cual prohíbe o restringe severamente la entrada a Estados Unidos a personas de Irán, Libia, Corea del Norte, Somalia, Siria, Venezuela y Yemen. Para los oponentes, la decisión validó una agenda antimusulmana que traicionó los ideales estadounidenses, subvirtió la Constitución y destrozó las esperanzas de miles de familias separadas por la guerra y las privaciones.

No hay escape a Estados Unidos

La decisión envía un mensaje directo de rechazo a quienes buscan visas y provienen de los países más disfuncionales y necesitados. Los abogados de inmigración y derechos civiles temen que esto le cierre las puertas a mucha gente desesperada proveniente de países de mayoría musulmana que resultó afectada, particularmente quienes tienen familiares en Estados Unidos y consideraban que la Corte Suprema era su última esperanza.

El momento de la decisión, que llega mientras los países de la Unión Europea endurecen sus políticas en torno a los refugiados y a los que buscan asilo, reforzó una atmósfera de represalias occidentales contra los migrantes, incluso conforme crece la población global de personas desplazadas a la fuerza.

Tres de los países de mayoría musulmana afectados por la orden de Trump —Libia, Yemen y Siria— no han vivido más que guerra durante años. Un cuarto, Somalia, ha sufrido varios niveles de caos durante décadas. Aunque los expertos en antiterrorismo consideran que estos países son terrenos de cultivo del extremismo violento, la decisión de la Corte Suprema no hará nada por acelerar el fin de los conflictos subyacentes en esas naciones.

Aunque la orden ejecutiva de Trump permite otorgar excepciones a casos particulares, los abogados dicen que no han visto evidencia de ese tipo de procesos. Hay cientos de familias yemeníes con parientes estadounidenses, por ejemplo, que han escapado a Yibuti, un pequeño país en el Cuerno de África, para presentar solicitudes de exención con el fin de obtener visas porque la embajada estadounidense en Yemen está cerrada, y se les han negado directamente las exenciones así que siguen varadas ahí.

“Todos ponían sus esperanzas en la decisión de la Corte Suprema”, dijo Diala Shamas, una abogada del Center for Constitutional Rights, un grupo de defensa con sede en Nueva York que envió investigadores a Yibuti y produjo un informe con la Rule of Law Clinic en la Facultad de Derecho de Yale al respecto de las familias desamparadas.

“Todas esas personas que contenían la respiración ahora están enfrentando la difícil decisión de quedar separadas permanentemente de sus familias o regresar a Yemen”, comentó.

Mohamud Noor, un activista somalí-estadounidense en la zona de Minneapolis, hogar de una de las más grandes comunidades somalíes de inmigrantes, dijo que la decisión de la Corte Suprema era devastadora para muchos que querían que sus familiares se reunieran con ellos legalmente.

“Creo que estábamos esperando que la Corte Suprema se basara en motivos morales”, dijo Noor. “Vivimos en Estados Unidos. Esta es una tierra de inmigrantes”.

Los iraníes podrían ser los más afectados

El país de mayoría musulmana que resultará más afectado es Irán, que históricamente ha estado al frente respecto de otros países en la obtención de visas de no inmigrante a Estados Unidos, a pesar del distanciamiento en las relaciones desde la Revolución Islámica de 1979.

Según algunos cálculos, un millón de ciudadanos estadounidenses de ascendencia iraní viven en Estados Unidos, y muchos han viajado a Irán para hacer visitas familiares. No obstante, es difícil saber cómo podrán visitarlos los familiares que viven en Irán.

El miedo primero se esparció por la comunidad iraní-estadounidense con la versión inicial de una prohibición de viajes por parte de Trump hace dieciocho meses, la cual provocó caos con su despliegue desorganizado y después fue bloqueada por las cortes.

Sin embargo, la angustia ha regresado con su versión más reciente, sobre todo ahora que la Suprema Corte la ha validado, dijo Jamal Abdi, vicepresidente de políticas en el Consejo Nacional Iraní-Estadounidense, un grupo de defensa con sede en Washington.

“Los iraníes no pueden viajar a Estados Unidos a menos que cuenten con una exención. El proceso de exenciones es impredecible, y no se sabe cómo se implementará”, agregó. “Así que hay mucha incertidumbre. Creo que mucha gente está viviendo con ese sentimiento”.

Es probable que el impacto enfurezca a los oponentes acérrimos de Trump en Irán, pues logró aislar al país. Irán ya está sintiendo los efectos negativos de la decisión que tomó Trump el mes pasado de anular el acuerdo nuclear de 2015 y volver a imponer sanciones económicas, que penalizan a los negocios en otros países por hacer negocios con Irán.

La decisión de la Suprema Corte se tomó el mismo día en que el Departamento de Estado esperaba ver que todos los países disminuyeran sus importaciones de petróleo iraní a cero bajo las sanciones impuestas de nuevo, que entrarán en vigor en noviembre.

Los menos afectados: Venezuela y Corea del Norte

Los efectos prácticos que sufrirán los dos países que no tienen mayoría musulmana después de la prohibición de viaje de Trump —Venezuela y Corea del Norte— son mínimos, lo cual les da más credibilidad a los críticos que dijeron que su inclusión tenía como propósito enmascarar una prohibición que básicamente afectaba a los musulmanes.

Las restricciones a los venezolanos solo aplican a una categoría estrecha de funcionarios de gobierno que se consideran responsables de no cooperar con el Departamento de Seguridad Nacional a la hora de identificar a solicitantes de visas que representan un riesgo para la seguridad.

Aunque las restricciones a Corea del Norte aplican a todas las personas, casi nadie tiene permiso por parte de su gobierno para ir a Estados Unidos.

“La mayoría de las personas ha olvidado que Corea del Norte fue agregado a la lista de países sujetos a la prohibición, sobre todo para que no pareciera una medida antimusulmana”, dijo Evans J.R. Revere, un antiguo diplomático del Departamento de Estado que es experto en Corea del Norte.

Mientras el líder norcoreano Kim Jong-un podría considerar que la inclusión de Corea del Norte en la prohibición de viajes es un acto poco amistoso, le preocupan mucho más las otras sanciones impuestas a Corea del Norte debido al desarrollo nuclear y de misiles balísticos del país.

Trump, quien se reunió con Kim en una cumbre extraordinaria en Singapur el 12 de junio, ha dicho que el líder norcoreano hizo un compromiso de desnuclearización, pero aún quedan grandes preguntas acerca de cómo, cuándo o incluso si realmente cumplirá.

Sung-Yoon Lee, un profesor de estudios coreanos en la Universidad Tufts, dijo que “es probable que el gobierno dé marcha atrás a la inclusión de Corea del Norte, es decir, se usará ese revés para dar un paso adelante con la ilusión de reconciliación con el país asiático”.

Fuente EP Mundo El Nuevo Herald
Cargando...
Cargando...