Agárrese y vea lo que tiene que invertir para comprar un solo caucho

Ni teniendo el dinero José Guanipa ha podido sustituir dos cauchos que necesita para su camioneta. Ha recorrido en un día más de tres ventas de “chivas” de Maracaibo en busca de una, rin 15.

“Los necesito para continuar trabajando en la ruta de  Pomona en Maracaibo, pero no los hay y no tengo el dinero para comprar cauchos nuevos”, señaló.

Dueños de caucheras informaron que los precios oscilan entre Bs. 40 millones y 90 millones dependiendo de la numeración. Los más solicitados por los compradores son los de rin 14, 15 y 16.

Los propietarios acotaron que tienen disponibles para la venta cauchos importados, por lo general de procedencia China, siendo más costosos .

“Las marcas nacionales como Goodyear, Firestone y Pirelli se distribuyen en pocas cantidades”, aseguró.

Una encargada de un establecimiento refirió que el año pasado podían vender hasta 100 cauchos en una semana, pero “hoy a duras penas se venden seis o dos”.

Otro dueño agregó que el stop es bastante crítico; “ anteriormente teníamos un inventario de 350 hoy tan solo contamos con 150.”

Un comprador comentó que hace un año un caucho rin 14 tenía un precio de 5 millones de bolívares. “Se podía pedir un préstamo para comprarlos, ahora todo se va en la compra de comida”.

Una vez más, tanto comerciantes como compradores responsabilizan a la hiperinflación como la culpable de esta situación en la que el costo de un solo caucho nuevo supera los 20 salarios mínimos, mientras que uno usado y dependiendo de las condiciones puede costar 15, 20 o 30 millones de bolívares.

Al respecto, José Badell, encargado de una chivera, agregó que las ventas se mantienen bajas. “Hace un año en un día salían más de 5 cauchos, ahora se venden 1 o 2 y hasta hay días en que no se vende nada. Los choferes primero visitan varias chiveras para conocer precios, pero son muy pocos los que compran porque no les alcanza el sueldo”.

En relacióncon los precios afirmó que los más baratos están en 15 millones de bolívares son aquellos que tienen poca vida de uso, “ el chofer compra las chivas a su riesgo, por lo general chequean que todavía tenga marca o dibujo que no esté ovalado o tostada la goma.”

A propósito, William Fernández, quien dejó de ser chofer de tráfico y ahora es vendedor de lubricantes en la circunvalación 1, sumó que se vio en la obligación de vender su vehículo porque se le gastaron los cauchos y luego el motor.

“En Venezuela es imposible mantener un vehículo en buenas condiciones, ni ganando un buen salario puedes mantener tu carrito”, dijo.

La critica situación ha llevado a los marabinos a reinventarse, lo que dio origen al “reencauchado”, que es un procedimiento donde se injerta un neumático pequeño en uno más grande, luego se vulcaniza; “dura lo que Dios quiera”, dijo un chivero, quien agregó que se le colocan parches y se le hacen los remiendos necesarios.

Recientemente, el ministro para el Transporte, Carlos Osorio, realizó una jornada de distribución de cauchos y aceites en los estados Carabobo, Lara, Aragua y Zulia que benefició a más de 42 mil transportistas de 3.500 líneas de transporte urbano.

Fuente EP Mundo Panorama
Cargando...
Cargando...