¡Al descubierto! Se acaban las fechorías del violador del antifaz

Se citó con él en Tinder, atraída por su perfil rubio y musculado. Pero lo que pasó después la marcó negativamente.

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han procedido a la detención de un hombre de 28 años de nacionalidad marroquí, conocido popularmente como el violador del antifaz.

Los hechos se remontan al año 2015 cuando una enfermera contactó a través de la aplicación de Tinder con un apuesto pretendiente. El mismo era un chico alto, rubio, ojos azules y muy musculado. Los contactos a través de la citada red eran esporádicos y la pareja intercambiaba fotos. En 2016 es cuando deciden dar un paso más y conocerse personalmente.

Las exigencias del chico eran un tanto extrañas, hasta el punto en que le pidió que para su primera cita le abriera la puerta de su casa y le esperase en el habitación con las luces apagadas y con un antifaz.

La chica, que tenía algunas dudas, decidió acceder a sus peticiones, pero prefirió esperarle sentada en la cama sin el antifaz. Cuando entró por la puerta su ‘apuesto’ pretendiente se le cayó el mundo al suelo. El panorama era desolador. Un varón marroquí de 28 años, poco agraciado físicamente y que no se parecía nada al que se presentaba en Tinder.

Tras una acalorada discusión, el marroquí abandonó el inmueble. Unas horas más tarde, volvieron a contactar a través de la aplicación y aquel chico rubio y musculado que se presentaba como el titular del perfil le puso una excusa de que había ido un amigo para comprobar cómo era la chica.

Por ese motivo le pidió que le enviara fotos íntimas y le aseguró que finalmente sería él quien acudiría a la cita. Acto seguido, alguien tocó de nuevo a la puerta de la joven y era el citado marroquí que agredió sexualmente a la enfermera.

Denuncia de los hechos

El pasado jueves, animada por la sentencia de ‘La Manada’, la chica cogió fuerzas para acudir a la policía y relatar la pesadilla que tuvo que vivir años atrás.

La Policía Nacional procedió el pasado sábado a la detención del sospechoso, acusándolo de un presunto delito de violación. Se da la circunstancia que el acusado tiene tres antecedentes policiales por los mismo motivos y utilizando el mismo modus operandi por lo que ha sido bautizado policialmente como el violador del antifaz.

Fuente EP Mundo Última Hora
Cargando...
Cargando...