Saltar al contenido
6
Dic

¿Apocalipsis? Las verdaderas intenciones del misionero asesinado por tribu

Actualizado: 06/12/2018 21:56

Las verdaderas intenciones del religioso dejan con la sangre helada a la comunidad internacional. El estadounidense John Allen Chau, de 26 años, falleció el pasado 17 de noviembre tras ser atacado a flechazos en Sentinel del Norte, hogar de la tribu más aislada y peligrosa del mundo. Nuevas revelaciones sugieren que ese misionero cristiano pretendía visitar la remota isla con el objetivo de invocar el apocalipsis.

En concreto, la última carta escrita por el misionero a su familia antes de su muerte aparentemente apunta a que evangelizar a los habitantes de Sentinel del Norte fue considerado por Chau como un requisito para que se produjera la ‘Segunda Venida de Jesucristo’, conocida como el ‘Día del Juicio’ en la creencia cristiana.

“Ustedes podrían pensar que estoy loco en todo esto, pero […] la vida eterna de esta tribu está en juego y no puedo esperar para verlos alrededor del trono de Dios adorándolo en su propio idioma, como lo dice el Apocalipsis 7: 9-10”, escribió Chau.

En el pasaje bíblico al que se refiere el misionero se menciona que “todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas” comparecerán ante Dios y serán juzgados según sus obras. Tal creencia es compartida por el grupo religioso estadounidense All Nations Family, al que pertenecía Chau.

Esa agrupación religiosa declara entre sus objetivos “predicar el evangelio a todas las naciones”, y afirma que después de que se cumpla esta misión “el fin vendrá”. De acuerdo con The Outline, organizaciones misioneras de este tipo consideran que tienen la responsabilidad de provocar el apocalipsis sin más demora.

“Esta promesa de su venida es un estímulo adicional para nuestro evangelismo, porque recordamos las palabras [de Jesucristo] de que el evangelio debe predicarse primero a todas las naciones”, reza el precepto al que se aferra All Nations Family, que en su sitio web afirma haber “adoptado 30 grupos a nivel global que no habían sido alcanzados ni contactados”.