Asesino adolescente de Leticia Rosino siguió el ejemplo del padre

Hoy ha sido la primera noche en el centro de menores del adolescente de 16 años acusado de asesinar a Leticia Rosino en Castrogonzalo, en Zamora. La mujer de 32 años desapareció el pasado jueves por la tarde. Paseaba por los alrededores de la localidad cuando el menor le atacó por sorpresa y empezó a golpearle con piedras en la cabeza. A pesar de conseguir huir hasta en dos ocasiones, en la tercera perdió la vida. Su cuerpo fue localizado de madrugada en un terraplén a medio kilómetro del casco urbano. Tenía la cara desfigurada y el cráneo destrozado.

Los vecinos del menor aseguran que recibía continuas palizas. La mujer asesinada había vuelto de Inglaterra para trabajar en el pueblo

La brutalidad y el ensañamiento del crimen, juntamente con la temprana edad del supuesto asesino, ha provocado oleadas de protestas sobre la reforma de la ley de menores. El adolescente culpó a su padre del crimen en un primer instante, quien fue detenido el

El padre –que estuvo en una gasolinera a la hora del crimen- es famoso en el pueblo por su carácter conflictivo. Además fue condenado hace 38 años por una agresión sexual, aunque actualmente no figura en sus antecedentes penales al haber pasado más de 10 años.

Por otro lado, la víctima era natural del municipio zamorano de Tábara, donde vive su familia, que regenta un supermercado. Leticia Rosino les visitaba cada fin de semana. Estuvo residiendo en la localidad hasta que se trasladó para estudiar química en la universidad. Después viajó hasta Inglaterra, donde estuvo viviendo un tiempo pero, finalmente, volvió a Castrogonzalo con la intención de trabajar en el pueblo.

Leticia Rosino era química y había vuelto a Castrogonzalo para trabajar en el pueblo.

Actualmente trabajaba como química en Lácteas Cobreros y anteriormente en la fábrica Entrepinares, donde conoció a su pareja. Ambos convivían en una casa recién rehabilitada muy próxima a la vivienda de los padres del joven.

El alcalde de Tábara, José Ramos San Primitivo, explicó que el pueblo está consternado por el asesinato de Leticia. “Era una chica muy agradable, muy buena y colaboradora con iniciativas”.

El menor, que tras su detención confesó el crimen, permanecerá al menos seis meses en régimen cerrado, en el centro Zambrana de Valladolid. Para evaluar la posibilidad de que el crimen constituya un asesinato y no un homicidio, la Fiscalía analiza la posibilidad de que el menor actuara con ensañamiento -causó a la víctima más sufrimiento del necesario para matarla- o alevosía -que la mujer no pudiera defenderse-. Además, a pesar de no haber encontrado indicios de agresión sexual se espera la confirmación del forense. La ropa interior de la joven fue encontrada lejos del cuerpo.

La Ley del Menor fija un máximo de ocho años de internamiento y cinco en libertad vigilada

En las últimas dos décadas ya ha habido dos casos en la zona zamorana de Benavente y Los Valles en el que un menor está supuestamente implicado en un crimen. En julio de 2000 un adolescente de 16 años mató a una menor. En aquel caso el joven fue condenado a dos años de internamiento en régimen cerrado, ya que en aquel momento la Ley del Menor le era más favorable. Actualmente, en cuanto a una posible condena, las medidas máximas establecidas en la ley de responsabilidad penal del menor fijan un máximo de ocho años de internamiento y cinco más en situación de libertad vigilada.

Fuente EP Mundo La Vanguardia
Cargando...
Cargando...