Asesino de Laia no sabe si es un monstruo pero quiere que lo maten

Cometió un horrendo crimen contra su vecinita de 13 años, Laia. Sin embargo, no está seguro sobre si en verdad hizo algo malo. Pero tiene esto claro: quiere que lo maten.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Vilanova i la Geltrú ha ordenado el ingreso en prisión de J. F. L. O., de 42 años, acusado de matar a una niña de 13 años el pasado lunes por asfixia. El sospechoso, que sólo respondió a su abogado, declaró ante la juez que había consumido cocaína y alcohol la tarde en la que desapareció la menor y por eso no recordaba nada de lo ocurrido. “Pido perdón si hice algo”, apuntó, y afirmó que se dio cuenta de que la niña estaba en su casa cuando ya estaba muerta.

“No sé si soy o no un monstruo”, manifestó ante el juez de instrucción, y abonó su declaración exculpatoria insistiendo en que aunque no recuerda “nada”, “que me maten o me entreguen a la familia”, señaló en su declaración.

En este sentido, se le extrajo una muestra de cabello por orden judicial para comprobar si antes del crimen estaba bajo los efectos de la droga lo que podría afectar a su estabilidad mental. Además de un delito u homicidio, todavía por determinar en función de la investigación, la juez también le imputa los delitos de agresión sexual y detención ilegal.

El cadáver de la menor fue encontrado en el domicilio del sospechoso que ayer estuvo presente durante la inspección ocular de los Mossos d’Esquadra en las que se recogieron diversas muestras de sangre de las paredes y el suelo así como otro material útil para la investigación, como cuchillos, ropa o dispositivos electrónicos.

Los investigadores apuntan a que el móvil del crimen es sexual ya que faltaba alguna pieza de ropa a la víctima por lo que deducen que la menor presuntamente se resistió al ataque del sospechoso y éste supuestamente la asfixió. Después posiblemente habría intentado deshacerse del cuerpo pero dos familiares de la víctima lo descubrieron al entrar en la casa del acusado cuando iban preguntando por la niña en todo el edificio ya que hacía tres horas que la buscaban.

El abogado del investigado, Álex Zaragüeta, señaló que su cliente consumía drogas pese a que desconoce “hasta qué punto padece algún tipo de adicción”. Por eso ha pedido que se le extraigan muestras de cabello. La Fiscalía también reclamó que se le retirasen orina y saliva para tener su ADN y así compararlo con el material genético encontrado en el cuerpo de la menor. Los padres de la menor ejercerán la acusación particular.

Antes de empezar la declaración, la Fiscalía y el resto de partes solicitaron a la magistrada que ordenase una exploración forense del investigado.

El presunto asesino, cocinero de profesión, ha tenido varios trabajos. Uno de ellos, según algunas fuentes, lo habría desempeñado en China. Es por eso, y dada la violencia del caso, que los investigadores se pondrán en contacto con sus homólogos chinos para saber si cuenta con antecedentes en aquel país, según informan distintos medios.

Fuente EP Mundo El Mundo
Cargando...
Cargando...