Saltar al contenido
9
Jul

Así defienden la masificación turística en Barcelona

Actualizado: 09/07/2018 10:47

Este lunes dos miembros de la organización juvenil Arran irrumpieron en un bus turístico de Barcelona y han colgado un cartel con el mensaje ‘Paremos la masificación turística en los Països Catalans’ cuando el bus estaba detenido en la parada Port Olímpic.

En un comunicado, la organización ha explicado que han hecho una “acción reivindicativa contra el modelo turístico” en un autobús, donde han lanzado dos botes de humo en la parte superior del vehículo, que está descubierta.

Aseguran que el bus turístico ya fue considerado como “objeto simbólico de las acciones del pasado año” contra la masificación turística, ya que el pasado julio, Arran atacó un bus turístico de Barcelona en la zona del Camp Nou, al que pintaron el cristal delantero y pincharon una de las ruedas delanteras.

Sin desperfectos ni alteración del servicio

Fuentes de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) explicó que dos jóvenes han subido a una parada del bus turístico y, al llegar a Port Olímpic sobre las 9.50 horas, han desplegado la pancarta y usado botes de humo, sin causar ningún desperfecto ni alteración del servicio, y poco después han bajado.

El 19 de julio de este año, activistas de esta organización arrancó su campaña ‘#capitalismofòbia’ encadenándose al dragón del Park Güell, y proponía expropiar a las principales empresas y activos turísticos y prohibir de forma inmediata la actividad de las empresas relacionadas con pisos turísticos.

Pisarello califica la acción de “iniciativa simbólica” mientras que PDeCAT , PSC y PPC “condenan el ataque”

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello, ha sido uno de los primeros del gobierno municipal en reaccionar. Pisarello ha calificado la acción de “una iniciativa simbólica” y ha añadido “no ha generado incidentes”. El primer teniente de alcalde ha explicado que “esta es una de las tantas” acciones que se producen en la capital catalana. “Lo que necesitamos es tener un debate sobre el futuro del turismo en la ciudad de Barcelona, el turismo es importante y debe ser una actividad que sea sostenible”, ha concluido.

Por su parte, el PDeCAT en un comunicado ha condenado la acción. El portavoz del grupo, Jaume Ciurana, ha afirmado que “no se puede tolerar que con este ataque, para defender un determinado modelo de ciudad se ponga en riesgo, además de la imagen de Barcelona, el bienestar de las personas”.

Ciurana añadió que “esto no es libertad de expresión, es otra cosa” y este tipo de acciones “no son lógicas ni democráticas, no sólo no llevan a ninguna parte, sino que son contraproducentes”. Ha añadido que “espero y deseo que no se vuelvan a repetir de ninguna de las maneras. Esta acción no solo es muy desafortunada, sino que es muy grave “.

Por su parte, el presidente del grupo del PSC, Jaume Collboni, que el verano pasado era alcalde accidental de la ciudad cuando Arran hizo la primera protesta en un autobús turístico, ha señalado que “la forma de exigir una mejor gestión del turismo no es asaltando buses turísticos”. “Disculpar, suavizar y atenuar actuaciones violentas es un grave error. El ayuntamiento ha de ir hasta el fondo” y “presentar las denuncias oportunas”, ha advertido Collboni.

El socialista ha explicado que en el “primer asalto” que hubo a un bus turístico en Barcelona, él, como alcalde accidental, dio “la instrucción clara de que el ayuntamiento se personase en contra de los asaltantes”, pero “a fecha de hoy no sabemos si se presentó”.

El PP ha instado a Colau a actuar jurídicamente contra las acciones que el partido define como “turismo borroka”.

El presidente del grupo municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, ha recordado que existe un acuerdo municipal para defender la ciudades de los ataques contra el turismo.

Fernández ha calificado de “irresponsable” la valoración de Pisarello al considerar que demuestra la “permisividad” del gobierno municipal hacia la “turismofobia”.