Así fue el final del científico de 104 que quiso quitarse la vida

El científico australiano David Goodall, que ha llegado a Suiza para recibir hoy asistencia al suicidio, dijo que espera que su “partida” haga que las cosas cambien en su país y se permita que las personas mayores puedan decidir cuándo y dónde desean morir.

Las personas mayores deberían tener el derecho de decidir esto por sí mismas“, declaró en una conferencia de prensa en la víspera de su planeado suicidio, para el que contará con la asistencia de personal de la organización Exit.

Goodall, un reconocido botanista de 104 años que ha publicado extensamente en revistas científicas, se convirtió en un activista de la eutanasia, un acto que está prohibido en su país, con excepción de un estado, que lo ha legalizado recientemente pero de forma muy restringida y solo a partir del próximo año.

En su encuentro con los periodistas, el científico se mostró sorprendido del eco mediático que ha recibido su caso, según reportó la agencia de noticias suiza ATS.

“Ya no quiero vivir más”, dijo Goodall.

“Me siento feliz de tener la posibilidad mañana (hoy) de terminar con esto, y aprecio la ayuda de la profesión médica de aquí que lo hace posible“, añadió.

“Mis capacidades han estado en declive durante el último año o dos; mi vista, en los últimos seis años. Ya no quiero continuar la vida. Estoy feliz de tener la oportunidad de terminarla mañana (hoy)”, siguió.

Cuando se le preguntó si eligió alguna música para escuchar en sus últimos momentos, dijo que no había pensado en eso.

“Pero si debo escoger algo, pienso que podría ser el movimiento final de la Novena sinfonía de Beethoven“, añadió, y luego cantó un verso de la “Oda a la Alegría”, en alemán, recibiendo aplausos.

Goodall, quien no sufre de ninguna enfermedad, dijo que hubiese preferido morir en Australia, donde intentó un suicidio fallido y posteriormente sufrió una caída que provocó un marcado declive de su estado físico.

Luego de esos episodios fue cuando decidió acudir a la organización Exit y viajar a Suiza para cumplir con su deseo.

Comentó que estaba muy satisfecho con la hospitalidad que se le ha brindado en este país, adonde llegó con algunos familiares que lo acompañarán en el momento final de su vida, cuando -comentó- le gustaría escuchar la Novena sinfonía de Beethoven.

“Es mi propia decisión. Quiero poner fin a mi vida y estoy agradecido de que esto sea posible en Suiza”, declaró ante decenas de periodistas.

El botanista señaló también que estaba perdiendo la vista y el oído, y que se alegraba de poder verse “aliviado” de todo ello.

Según la organización Exit, el científico no es el primer australiano que pide ayuda al suicidio en Suiza desde que este servicio existe, pero los casos no son frecuentes debido a la duración y el coste del viaje.

Al llegar a Suiza, este lunes, a Goodall lo consultaron dos médicos -uno de ellos psiquiatra-, quienes aprobaron el acto de asistencia en el suicidio.

El último gesto del científico será el de inyectarse él mismo un medicamento mortal, según se explicó.

En 2016, Goodall acaparó la atención de los medios australianos cuando la universidad en la que trabajó como investigador asociado honorífico le ordenó que dejara su oficina por considerarlo un riesgo para su propia seguridad.

Tras el recurso de Goodall, que contó con un gran apoyo de la opinión pública, la decisión fue revertida.

El suicidio asistido es legal en Suiza desde los años 40, si lo realiza alguien sin interés directo en la muerte. Holanda legalizó la eutanasia en el 2002 para pacientes que sufren un dolor insoportable sin cura. Australia prohíbe la práctica, aunque el estado de Victoria fue el primero en aprobar un proyecto que la permitirá desde el 2019 para los pacientes terminales.

Goodall nació en Londres en 1914 y se mudó a Australia en 1948, donde trabajó en la Universidad de Melbourne. También tuvo empleos en su país natal y ocupó puestos académicos en Estados Unidos.

Pese a que era evidente que en algunos casos le costaba oír algunas preguntas, las respondía con claridad y en detalle. Prefirió no entrar en detalles sobre su última comida y señaló que no había pensando en música para acompañar su muerte, aunque agregó que sería lindo escuchar la Novena Sinfonía de Beethoven antes de cantar algunas líneas.

Es mi propia decisión terminar mi vida mañana (hoy) (…) Hay muchas cosas que me gustaría hacer, pero es demasiado tarde. Estoy contento de dejarlas inconclusas”, señaló Goodall.

Fuente EP Mundo El Comercio
Cargando...
Cargando...