Así fue la “pequeña colita” que se calaron para comprar en un Bicentenario

Ciudadanos se apostaron este viernes en la red de abastos Bicentenario en la estación Plaza Venezuela, en Caracas, desde las tres de la mañana para lograr comprar alimentos regulados.

Encuestados expresaron que permanecieron más de 12 horas haciendo cola con la esperanza de comprar algún producto.

Menores de edad acompañaron a sus padres en una cola que se extendió alrededor de dos kilómetros.

El pasado miércoles usuarios de Twitter reportaron que el Bicentenario estaría ofreciendo por 1.200.000 bolívares dos harinas Juana, dos azúcar, dos pastas, un arroz Mary y un aceite Naturoil hasta el día sábado.

Desde hace varios años las colas se han convertido en el día a día de cada venezolano que quiera comprar productos de forma regulada. Es decir, productos que difícilmente se encuentran en anaqueles de cualquier supermercado o mercado en precios accesibles para el ciudadano que cobre sueldo mínimo.

El procedimiento es sencillo. La larga cola se extiende por horas bajo la supervisión de efectivos de la policía, quienes se encargan de controlar la multitud. Mientras, solo un selecto equipo es autorizado para recoger las cédulas de los residentes y pasar de grupo en grupo al interior del local para adquirir los productos.

Fuente EP Mundo Contexto Diario
Cargando...
Cargando...