Así la “Madame” operaba su red internacional de prostitución

Las 15 agendas pertenecientes a la “Madame” ahora se encuentran en manos de la Fiscalía de Colombia, la mujer de 47 años y originaria de Cartagena, es posiblemente la mayor proxeneta de Colombia. En dichas agendas se encuentran toda la información de su clientela, desde información de los clientes hasta los puntos de encuentro.

En esas agendas, las autoridades lograron evidenciar que algunos de los hombres que buscaban sus servicios eran miembros de la red criminal ‘la Oficina’, y que también atendía a altas personalidades de la vida nacional que buscaban mujeres durante sus desplazamientos a Cartagena.

Liliana del Carmen Campos Puello, alias Madame, fue capturada junto con otras 17 personas el fin de semana pasado dentro de una gigantesca redada adelantada por la Fiscalía, la Policía Judicial y Migración Colombia.

El jueves, un juez de control de garantías le impuso medida de aseguramiento en centro carcelario por los delitos de concierto para delinquir, trata de personas e inducción a la prostitución.

Durante su ingreso a los juzgados, fuertemente escoltada, hizo gestos obscenos y amenazó con revelar nombres de políticos y hombres poderosos que fueron ‘clientes’ de su red.

La ‘Madame’, que fue trabajadora sexual y estuvo presa en una cárcel de la Florida, en EE. UU., por tráfico de heroína entre el 2002 y 2005, manejaba desde un lujoso apartamento, en el exclusivo sector turístico de Bocagrande, un millonario negocio de servicios sexuales con ‘prepagos’ que no se limitó a fiestas en yates, hoteles, casas lujosas y playas de Cartagena, sino que extendió sus tentáculos de explotación sexual a escenarios internacionales, como Panamá, México, Miami y las Bahamas.

La Policía Judicial, Dijín, estableció que Campos Puello actualmente tenía unas 200 mujeres a su servicio y que para darles apariencia de legalidad a sus negocios conformó la empresa Dream Fantasy Cartagena. Según el registro de Cámara Mercantil, entre sus actividades económicas figuraba contratar con hoteles, barcos y restaurantes para “atender” a extranjeros que compraban sus paquetes turísticos.

La ‘Madame’ había arrendado dos casas en los exclusivos sectores de Manga y Crespo, en las cuales subarrendaba habitaciones a mujeres que llegaban para prostituirse de Medellín, Cali, Bogotá, Pereira y Barranquilla, así como de otros países, especialmente Venezuela. En ambas casonas, la privacidad era nula, pues la ‘Madame’ ordenó instalar sistemas de cámaras de seguridad con las que vigilaba a sus ‘trabajadoras’.

Sus movimientos llevaban meses en el radar de la justicia. En una interceptación revelada por la Fiscalía, la mujer recibe una llamada de un hombre que desde México le pide algunos números de contacto de trabajadoras sexuales en Cancún, pues tiene planeada una fiesta de amigos en el famoso balneario.

“Te sale más barato llevarlas desde acá (Cartagena). En Cancún están cobrando 600 dólares por dos horas, las chicas que te mando te las dejo a 600 dólares por 24 horas, y te las mando bien amaestradas”, le responde Liliana del Carmen al hombre.

En las audiencias se reveló también que sus “chicas”, como las llamaba, cobraban entre 500.000 y tres millones de pesos por tres horas, y que muchas veces recibían el pago en dólares o euros.

El 17 de julio pasado, evidenció la Fiscalía, la proxeneta envió a cuatro jóvenes para atender una fiesta en Bahamas. Hicieron la ruta Cartagena-Miami-Bahamas, y una de las muchachas era de nacionalidad española.

Para evitar sospechas del viaje con fines sexuales, y ante la evidente ruta, que ya tiene en alerta a las autoridades estadounidenses, las jóvenes viajaron individualmente. Pero Migración en EE. UU. detuvo a Manuela, de 19 años. Es por eso que la poderosa Agencia ICE estaba apoyando la operación contra la red de la ‘Madame’.

La Fiscalía presentó la grabación del momento en que la joven, desesperada, llama a Liliana para contarle que va a ser deportada. La orden que recibe de su jefe desde Cartagena es que borre la conversación de WhatsApp y la elimine de sus contactos. También hay grabaciones de llamadas en las cuales la mujer instruye a las jóvenes sobre el comportamiento que deben tener en los diferentes aeropuertos, para no levantar sospechas de las autoridades locales.

En Panamá, por ejemplo, el consejo era asegurar que iban a trabajar como modelos en congresos, o como universitarias que iban a hacer un voluntariado con comunidades necesitadas. Pero si el destino era las Bahamas, la recomendación era una aproximación a la realidad: decir que iban a encontrarse con un amigo para pasar el fin de semana.

En la organización criminal, dice la Fiscalía, también jugaba un papel clave el compañero sentimental de Campos Puello, David Robles, quien, según el expediente, era el encargado de vender el trago y las drogas en las bacanales.

La ‘Madame’ presionaba a las mujeres que trabajaban para ella a comprar ropa de marca y a hacerse el diseño de sonrisa.

Liliana del Carmen administraba un grupo de WhatsApp que se llamaba Eventos Cartagena, en el que aparecían 200 nombres de mujeres. El día del allanamiento al apartamento de ‘Madame’ se le incautaron 14 millones de pesos y 3.640 dólares en efectivo.

Fuente EP Mundo El Comercio
Cargando...
Cargando...