Saltar al contenido
19
Ene

Así se defendieron los padres de la macabra familia Turpin

Actualizado: 19/01/2018 9:34

La pareja de California que mantuvo a sus 13 hijos encerrados en su casa, algunos incluso encadenados y malnutridos, se declaró inocente de los cargos de tortura, abuso y negligencia.

“David y Louise Turpin declaran su inocencia en todos los cargos del caso de tortura de Perris”, dijo la oficina del fiscal de distrito del condado de Riverside este jueves en su cuenta de Twitter. Los acusados enfrentan una pena de 94 años de prisión.

David Allen Turpin, de 57 años, y Louise Anna Turpin, de 49, fueron acusados, entre otros, de tortura, abuso y negligencia, informó el fiscal del distrito de Riverside, Mike Hestrin, quien se mostró horrorizado por el caso. “Como fiscal, hay algunos casos que te atormentan”, dijo a periodistas. “Algunos rayan en la depravación humana, y con eso estamos tratando aquí”, expresó.

Detalles del crimen

“Las víctimas eran atadas como una forma de castigo, primero con cuerdas y luego con cadenas”, señaló Hestrin. “Muchas veces las víctimas no eran liberadas de las cadenas para ir al baño”.

El fiscal reveló otros detalles, como que los padres compraban comida y dejaban que varios de sus hijos malnutridos la miraran, pero no la compartían con ellos. Uno de los niños, de 12 años, tenía el peso promedio de uno de siete años, añadió.

Los padres forzaban a sus hijos a mantenerse despiertos toda la noche y dormir durante el día. Los niños tampoco tenían permitido jugar con juguetes pero sí escribir diarios, añadió Hestrin.

“Hemos descubierto esos diarios. Estamos revisándolos ahora mismo”, añadió, en lo que consideró será una pista clave para entender el alcance de los abusos.

La policía descubrió el lunes a los niños, algunos de ellos encadenados a sus camas, después de que una de las hijas, de 17 años, escapara de la vivienda en la ciudad de Perris, 115 kilómetros al sureste de Los Angeles, y llamara a la policía.

Los hijos de la pareja, de entre dos y 29 años, fueron llevados a un centro médico y a un hospital para ser atendidos. Las autoridades fijaron una fianza de 13 millones de dólares para cada uno de los acusados, que deberán comparecer hoy ante un tribunal para la lectura de cargos.