Atentos: Aún buscan al peligroso parricida fugitivo (Video)

Lo conocen como el parricida de Jimánar, y es peligroso. Policía Nacional y Guardia Civil han publicado sendos avisos pidiendo la colaboración ciudadana para localizarlo Se trata de Fernando Iglesias Espiño, un preso de la cárcel de Pereiro De Aguiar (Orense) que el pasado 13 de agostono regresó al centro penitenciario tras un permiso de fin de semana.

Ambos cuerpos de seguridad han publicado imágenes reciente del reo, condenado a 54 años de prisión por asesinar a su mujer y a sus dos hijos, de 18 y 12 años, en 1996. El fugado había cumplido ya 22 de los 25 años que como máximo puede pasar en la cárcel según el código vigente en 1998, cuando se emitió la sentencia.

Era sú décimo permiso este año

Iglesias Espiño estaba en régimen abierto. Salía todos los fines de semana. Disfrutaba de su décimo permiso de este este año,y su conducta había sido correcta hasta el momento. “Cabe la posibilidad de que no quisiera volver o que le pasara algo. Todas la hipótesis son posibles”, explicaba el domingo el subdelegado del Gobierno en Orense, Emilio González Afonso

Tenía 41 años cuando ingresó en la cárcel. Iglesias, de origen gallego, trabajaba entonces de taxista. Cumplía su pena en el módulo del centro penitenciario donde se encuentran los presos en régimen de semilibertad. Entre semana también podría haber salido cada día si tuviera empleo, pero no tenía.

Ahora tiene 63 años. Al haber quebrantado el tercer grado, se expone a una nueva condena de entre 3 y 6 meses y a perder todos sus privilegios penitenciarios.

Un crimen que conmocionó el barrio de Jimánar, en Las Palmas

En 1996 protagonizó uno de los crímenes más macabros que se recuerdan en Canarias, asesinando a su mujer y a sus dos hijos con un pico de obra. Pasó la noche con los cuerpos y al día siguiente avisó a la policía. Tuvo lugar en el barrio de Jimánar de Las Palmas de Gran Canaria, una de las zonas más marginales de la ciudad. 22 años después, los vecinos todavía se acuerdan.

El parricida de Jimánar es el cuarto reo en busca y captura del verano. Junto a él los agentes tratan de cazar a Benito Ortiz, fugado la semana pasada de la cárcel de Zuera. Cumplía 20 años de condena por secuestro e intento de asesinato.

Sí consiguieron atrapar a Guillermo Fernández Bueno que, con una condena de 22 años por violación y asesinato, trató de huir durante un permiso. Le cogieron en Senegal el 30 de julio, mismo día que perdían la pista de Santiago Izquierdo, que tampoco regresaba de su permiso, apareció 10 días después en un piso de León.

Fuente EP Mundo La Vanguardia
Cargando...
Cargando...