Bombero atropellado por Cabeza e´ Mango le sacó los trapitos al sol

Han pasado casi tres meses del accidente donde Oswaldo Rivero, conocido como Cabeza e´ Mango, atropelló a cuatro bomberos del municipio Iribarren, en el estado Lara, la noche del 13 de enero, cuando manejaba una camioneta Tacoma a exceso de velocidad y pensaba darse a la fuga, según testimonios de los testigos presenciales.

Isyerlyn Castillo Chirinos, uno de los cuatro lesionados, quien aún debe realizar terapias de rehabilitación para poder volver a caminar, pidió que se haga justicia, porque hasta ahora el conductor de televisión no se ha hecho responsable por sus acciones y ha vuelto a negar en los medios públicos que arrolló a los funcionarios.

Delante de los periodistas, Castillo llamó a Rivero, quien contestó e insistió que “el no había atropellado a nadie”, luego preguntó “si acaso era un abogado para chantajearlo”, ante lo cual el bombero le explicó que ese no era el motivo de la llamada, sino que era uno de los bomberos que él había atropellado. Cabeza e´ mango respondió con groserías y colgó la llamada.

“Hemos recibido apoyo de nuestros compañeros, del comandante del Cuerpo de Bomberos y del alcalde, pero este señor no se ha aparecido. Es un irresponsable y un sinverguenza”, dijo Castillo.

Mostró una copia del reporte que levantaron los propios funcionarios del Cuerpo de Bomberos la noche del accidente, donde está el croquis del suceso y los nombres de los implicados con sus números de cédula. Allí se lee de forma clara y legible: “Conductor vehículo 1, Oswaldo Rivero Curvelo, CI 10.111.184, vestía short negro, suéter gris, zapato deportivo blanco con negro”.

Una medida de presentación, emanada del Tribunal Sexto de Control, al mando del juez Luis Martínez, también prueba que el conductor de televisión fue el conductor responsable del hecho.

El vehículo involucrado en el accidente, una Toyota Tacoma, color gris oscuro, placa A69CY9K, que pertenece al Banavih, según investigación realizada por El Pitazo, aún permanece retenido en el estacionamiento de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Sin poder trabajar

Sugeidy Carmona, esposa del bombero en silla de ruedas, dijo que solo una placa de control cuesta unos 800 mil bolívares y una ampolla de Profenid 650 mil bolívares.

“Nosotros cobramos apenas 275 mil bolívares cada quincena, eso no alcanza para nada”, dijo Carmona, quien también forma parte del Cuerpo de Bomberos de Iribarren.

Castillo Chirinos dijo que él criaba chivos en su casa, pero durante el tiempo que permaneció hospitalizado, a la espera de las dos intervenciones quirúrgicas que ameritó, les robaron siete animales y ahora en su condición no puede cuidarlos como es debido.

Una moto que tenían la tuvieron que vender, para poder costear los gastos de medicamentos y también de comida para su familia.

“Lo único que pagó Cabeza e´ Mango fue un examen de hematología al comandante el día del accidente, después no volvió a aparecer. Yo le mandé mensaje y dijo que no tenía dinero, que también era un asalariado”, dijo Carmona.

Fuente EP Mundo El Pitazo
Cargando...
Cargando...