¡Calvario! Lo que viven las mujeres que dan a luz en San Cristóbal

En Hospital Central de San Cristóbal por años fue el centro que recibió y atendió no solo a tachirenses sino a venezolanos de otros estados e incluso colombianos que hacían vida en la frontera, pero el panorama ha cambiado debido a la falta de abastecimiento de medicinas.

Otro de los problemas se evidencia en la falta de sillas o espacios para esperar, pues la mayoría de personas optan por sentarse en el piso debido a que muchas veces tardan hasta 12 horas para que su ser querido pueda ingresar al trabajo de parto.

Sonia Araujo es madre tachirense, el 21 de diciembre nació su segundo hijo en el Hospital Central de San Cristóbal y para ello debió comprar todo lo necesario para ser intervenida.

“El kit para cesárea me costó un millón 200 mil bolívares, aunado a ello compré otras cosas como inyectadoras, sueros, llevé sábanas, almohada y llevé el alimento para mi bebé pues no estaba segura si podría amamantarlo porque con mi primer hijo no fue posible”, relató la mujer.

Para ella la posibilidad de que mujeres de Cúcuta – Colombia, se trasladen hasta el Hospital Central para dar a luz no es posible, desmintiendo así la afirmación del presidente Nicolás Maduro el pasado lunes 9 de enero, en la cual aseguraba que el 50 % de las mujeres que tenían bebés en Táchira eran colombianas.

“Lo ilógico no es que vengan para acá porque el personal médico es excelente, el problema es que aquí no hay nada, tendrían que traer desde Cúcuta el kit de cesárea, pagar hotel o posada porque en el Hospital la gente duerme en el piso mientras esperan porque no hay ni sillas, deben gastar en alimentación y además corren el riesgo que de existir una complicación no puedan conseguir el medicamento porque aquí en Táchira no hay nada”, aseguró.

Según Sonia Araujo tener un bebé en el estado Táchira genera más gasto que en Cúcuta, sitio al que además acude para garantizar las vacunas de su hijo mayor pues en los centros de salud y ambulatorios no logró hacerlo.

El Pitazo ingresó a la sala de espera de la emergencia pediátrica del Hospital Central y constató que de las cinco mujeres embarazadas que se encontraban allí para ser atendidas ninguna era de otra nacionalidad que no fuese venezolana, además confirmó que las personas duermen y esperan en el piso.

Además, la sala de espera no tiene baños habilitados para quienes están en el sitio, por ello en las inmediaciones de la puerta se percibe mal olor producto de las personas que orinan allí.

Asimismo, a los familiares de niños que ingresan a emergencia o que por alguna razón deben continuar en el centro asistencial por más días, les piden llevar las fórmulas lácteas necesarias para garantizar la alimentación de los neonatos.

Fuente EP Mundo El Pitazo
Cargando...
Cargando...