Saltar al contenido
21
Dic

Caso estremecedor: Hórrida confesión del niño que mató a su hermanito en México

Actualizado: 21/12/2018 10:30

Los titulares de las noticias en México se han visto copados por el estremecedor caso de un niño de 12 años que asesinó a su hermanito de 4, apuñalándolo varias veces dentro de su casa. Ahora descubren el aterrador motivo del crimen: el chico tenía celos de la víctima, según confesó en su interrogatorio.

El espantoso crimen fue descubierto por la niñera de los niños, quien la mañana de este miércoles encontró al pequeño envuelto en sábanas ensangrentadas.

Horrible hallazgo

María Lourdes, de 42 años y quien trabajaba con la familia cuidando a los niños, despertó para iniciar con sus labores diarias alrededor de las 6 de la mañana, en la casa ubicada en la colonia Nativitas de la Ciudad de México.

Pero cuando entró a la habitación de los niños quedó horrorizada al ver el cuerpo del pequeño, que tenía una herida de 15 centímetros en el cuello, 15 puñaladas en el tórax y dos más en el abdomen, según detalla El Universal.

La mujer se apresuró a llamar a la policía para denunciar el crimen y pedir ayuda médica para el niño. Sin embargo, las autoridades llegaron solo para confirmar la muerte y hacer el levantamiento del cuerpo.

El pequeño murió desangrado tras ser atacado por su hermano durante la noche.

En la casa vivían los hermanos de la víctima, una niña y un niño de 10 años, un niño de 12 y un adolescente de 17. Todos fueron interrogados sobre la muerte de su hermanito y uno de ellos hizo una confesión escalofriante.

La espantosa confesión

El niño de 12 años les dijo a los agentes que durante la noche, cuando todos dormían, asfixió a su hermano con una almohada y que luego lo degolló con una navaja que tomó de una caja de herramientas de su padre.

Tras la fría confesión, el menor dijo que tras asesinar a su hermanito se fue a la cama y durmió tranquilamente, hasta que fue despertado por los gritos de su nana.

El niño dijo que mató a su hermano por “celos”, ya que empezó a recibir más atención por parte de sus padres.

Los padres de los niños no se encontraban en la casa al momento del sorprendente homicidio. La niñera le dijo a la policía que la madre estaba en un viaje de trabajo en Puebla y que el padre vivía en un departamento en la colonia Narvarte.

Poco después, el padre de los niños llegó a la escena del crimen acompañado de su abogado y acompañó a su hijo a la delegación.

Frente a las autoridades destacó que los cuatro hijos mayores son adoptados y el más pequeño, que es la víctima, era hijo natural de la pareja.

Las autoridades descubrieron que los cuatro hijos se sentían relegados tras el nacimiento del más pequeño, pero era el de 12 años el que guardaba mayor recelo.

El niño tenía un historial violento en la escuela y ya había ido a terapia psicológica. Pero a pesar de sus antecedentes y del violento crimen que cometió, el pequeño no pisara la cárcel ni será juzgado por su edad.

Fuente: Noticias Ya