Clíver Alcalá soltó la lengua

El Mayor General Cliver Alcalá Cordones, ex jefe de la zona estratégica REDI del estado Bolívar, envió un mensaje a la juventud militar de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas recordando el compromiso con la República.

“Carta a la juventud militar de la FANB, su compromiso con la República”

Los días que corren de este 2018, han puesto de relieve la presencia negativa del mando supremo de la Fuerza Armada Nacional que se dispone como atributo del Presidente de la República. A él se le inviste como Comandante en Jefe, y con ese carácter debe ejercer la suprema autoridad. Tales facultades obligan al recto proceder, a la observancia de una conducta éticamente irreprochable, a conducirse con el decoro propio que impone la condición militar, a exhibir las virtudes del honor y la sabiduría que adornan a quien se le confía el mando.

El Presidente Maduro y quienes lo acompañan no están guiados por estos principios rectores, y están causando un daño de difícil reparación al Ejército, la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional. Hoy, se ha perdido, en cada caso, el espíritu de cuerpo y se marcha hacia una desintegración. El Presidente Maduro la alienta sembrando intrigas, irrespetando méritos, atropellando a sus soldados, independientemente del rango, y acusándolos de traidores a la Patria, de espías, de conspiradores, y, hasta los escarnecen presentándolos en programas de televisión en los que los obligan a hacer el ridículo.

El Presidente Maduro persigue a quienes invocan la Constitución y los principios que debe seguir un líder de la institución, quien debe garantizar la independencia y soberanía de la la Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico mediante la defensa militar. El manejo insensato por el presidente del caso Esequivo, el cual estamos a punto de perder, ilustra claramente la pérdida de rumbo del comandante en jefe.

La defensa militar de la República está manifiestamente débil, y si continúa el trato degradante a militares de probada fidelidad republicana, y amenazas de confinamiento en cárceles en las cuales la deshumanización es la regla, la debilidad de la República se acentuará.

Bajo estas circunstancias me reafirmo como custodio de la vida y seguridad personal de mis compañeros de armas, de cuya honestidad y decoro no se duda, e invoco con más fuerza que ayer, y para el reconocimiento por civiles y militares, la disposición contenida en el artículo 333, que expresa: Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella.

En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia.

Cliver A. Alcalá Cordones
C.I. 6.097.211

Fuente EP Mundo La Patilla
Cargando...
Cargando...