¿Lo tienes? Este es el síntoma de la ansiedad que nadie conoce

Es importante reconocer las enfermedades mentales y hoy en día la ansiedad es una de las más conocidas, pero entonces si quieres saber los síntomas de dicha enfermedad o cómo saber si sufres de ansiedad pues deberías empezar a prestarle más atención a tu estómago.

Ya que en ocasiones sentimos mariposas en el estómago y no es señal de que estamos enamorados/as sino de que muchas veces los síntomas de la ansiedad se presentan en la zona abdominal.

Cómo saber si sufres de ansiedad: Préstale atención a tu estómago

Entre los síntomas de la ansiedad que se presentan en la región estomacal, como ruidos, hinchazón, gases o muchas ganas de ir al baño pueden entrometerse en tu vida diaria. Te preguntarás qué está pasando: ¿es tu ansiedad la causa? La realidad es que puede serlo: el cerebro y el sistema digestivo tienen una conexión directa.

Así lo explica el sitio de la escuela de medicina de Harvard: el cerebro tiene un efecto inmediato en el estómago y los intestinos. Cuando piensas en comer, tu estómago libera jugos antes de que la comida llegue. Pero al revés también sucede: un intestino con problemas para digerir puede mandar señales al cerebro, tal como un cerebro ansioso mandará una señal al intestino. ¿Cuál es la causa de la ansiedad, del estrés o de la depresión: un intestino molesto o un cerebro preocupado? Podría ser cualquiera de las dos.

El nexo entre el cerebro y el intestino, según Daniela Jodorkovsky, gastroenteróloga del New York Presbyterian Medical Center, es muy complejo: “el tracto gastrointestinal es considerado el “segundo cerebro” porque contiene muchos nervios que envían señales de ida y vuelta hacia el cerebro”, dice la profesional para Greatist. Por eso, si el cerebro se siente alterado, el intestino puede responder con señales muy fuertes y dolorosas.

Tiene sentido, si lo que deseas es conocer cómo saber si sufres de ansiedad entonces debes saber que esta enfermedad puede causar malestar estomacal. Esto no quiere decir que los síntomas sean imaginados o estén en tu cabeza. El estrés emocional realmente afecta la salud del estómago: los factores psicológicos pueden influir sobre los movimientos intestinales y causar hinchazón y otras molestias.

De todos modos, al revés también funciona: está comprobado que la alteración de la microbiota intestinal (las bacterias que allí se alojan) puede inducir sentimientos de ansiedad y estrés. Los primeros estudios fueron llevados a cabo en ratones, pero un estudio de 2015, publicado en la revista científica Psychopharmacology, tuvo los mismos resultados en humanos.

Como dato curioso para conocer cómo saber si sufres de ansiedad debes de tener en cuenta que muchas de las personas que sufren de este trastorno también tienen serios problemas estomacales la mayoría del tiempo.

Es más, según Harvard, la investigación sugiere las personas que tienen trastornos del tracto intestinal (como síndrome del colon irritable) son más sensibles al dolor proveniente de su estómago. Se añade a eso que el estrés puede empeorar los sentimientos de dolor.

La Anxiety and Depression Association of America estima que el 90 % de las personas que tienen síndrome del colon irritable también sufren de ansiedad o depresión, lo que tiene sentido, considerando que esta enfermedad puede causar molestias en el tracto intestinal no solo a partir de la comida, sino también provocadas por el estrés. Agrega Jodorkovsky:

“Tener ansiedad o depresión son factores de riesgo independientes respecto al desarrollo del síndrome del colon irritable, pero aún quienes no tienen trastornos de ansiedad pueden notar sus síntomas empeoran cuando se sienten ansiosos o estresados”.

La cura de los problemas intestinales: las terapias contra el estrés

La ansiedad tiene una causa evolutiva: “cuando estamos ansiosos, nuestros cuerpos creen que estamos en peligro, y eso ha sido útil históricamente”, afirma la psicoterapeuta neoyorquina Nicole Reiner. Esta clase de respuesta tuvo sentido cuando los humanos escapaban de depredadores o debían evitar situaciones de peligro.

Sin embargo, hoy en día son nuestros estómagos los que sufren las consecuencias de este vestigio evolutivo. De aquí se podría desprender que las terapias contra el estrés pueden ayudar con este tipo de condiciones: y, según Harvard, esto funciona exactamente así. Una revisión de 13 estudios demostró que los métodos de reducción del estrés, combinados con tratamiento convencional, pueden hacer mucho más en la búsqueda de un tratamiento para los desórdenes del sistema digestivo.

¿Crees que puedes estar sufriendo de estrés? Además de los que ya estás viviendo, estos pueden ser otros síntomas comunes: músculos tensionados (especialmente en los hombros y el cuello), dolores de cabeza, problemas para dormir, pérdida del deseo sexual, bruxismo, procrastinación, fumar, beber o comer más, pensamientos repetitivos, problemas para relajarte, pérdida del sentido del humor y una sensación inabarcable de tensión o presión, según la prestigiosa universidad.

Las técnicas más beneficiosas para el manejo del estrés son los ejercicios de respiración y de relajación, el yoga y, por supuesto, cualquier forma de ejercicio físico.

Fuente EP Mundo Vix
Cargando...
Cargando...