¿Comprometido o un alma libre? Descubre cómo es cada signo zodiacal en el amor

Aries

En su estilo decidido y emprendedor, cree estar mejor si está solo para sentir que nadie lo molesta. La forma de realmente sentirse bien en una pareja es cuando logra tener a su lado alguien que lo deja ser y que no tiene miedo de su estilo impetuoso e independiente. Si Aries se permite abrirse y amar puede descubrir que incluir a un otro y escuchar sus opiniones -sin vivirlas como críticas- puede volverlo un ariano más activo, pues siendo más diplomático su accionar obtiene mayores logros y su destino de líder se vuelve más asertivo y fructífero, según refiere El Clarín.

Tauro

Sabe estar muy bien cuando está solo, porque en soledad se permite tomarse su tiempo y disfrutar de cada momento sin sentir que nadie lo apura. Es el signo que más sabe gozar y reconocer lo importante de cada instante presente, sin embargo, también es enamoradizo y seductor, y cuando se abre al amor su innata capacidad de disfrutar puede multiplicarse. Su desafío será aprender a permanecer en una relación sin sentir que tiene que renunciar a su particular ritmo, estar en pareja requiere que el otro valore y respete su potente y sensorial mundo personal.

Géminis

Como su deseo varía constantemente, permanecer bien y mucho tiempo en un mismo vinculo le resulta difícil. Amar para Géminis es sinónimo de aventura, experimentación, alegría, abundancia y variedad; y por eso le atraen las personas que lo habilitan y le dan libertad. Pretender controlar a Géminis es sentenciar a muerte a la relación, pues sólo puede permanecer en una pareja si logra vivirla como un continuo desafío de confianza y variación.

Cáncer

Le gusta estar en pareja pues en el amor encuentra sostén y seguridad. Su extrema sensibilidad lo lleva a creer que siempre necesita de un otro para encontrar certeza y tranquilidad, pero también debe estar atento a no proyectar exigencia y frialdad en esas relaciones, que pueden fácilmente volverse de subordinación y dominio. Su desafío es superar la excesiva dependencia y descubrir que amar no es simbiotizarse y depender, sino desarrollarse de a dos en vínculos comprometidos y estables.

Leo

El magnánimo y soberbio leonino suele no detenerse allí donde no se siente amado. Cuando está solo tiende a encerrarse en su orgullo y creer que está mejor aislado. El gran desafío de este signo será comprender que aunque puede sentirse bien en soledad, en pareja se vuelve mucho más vital y creativo. Cuando está enamorado su natural generosidad se extienden enorme y habilitante: Leo cautivado por el amor abre su virtuoso corazón y ama sin medida, como sólo Leo sabe hacerlo.

Virgo

Perdido en vericuetos mentales y en misteriosos complejos, suele ilusionarse con amores imposibles, donde intentar perderse de su propia exigencia. Puede estar hechizado con relaciones idealizadas -y raramente vividas- porque anhela diluirse en la pareja, encontrar un otro que lo afloje de sus propias exigencias. Enamorarse para Virgo es darse permiso para perder coherencia y raciocinio. Tendrá que aprender a aceptar sus delirios en temas de pareja superando su estilo autocrítico que no logra comprenderse a sí mismo, pues no entiende sus propios actos delirantes en cuestiones de amor.

Libra

Es el signo de la paradoja y lo será sobre todo en los temas de amor: anhela estar en pareja, pero también anhela estar libre para amar a quien le plazca. Como siempre, su aprendizaje será unir sentimientos opuestos y complementarios: descubrir que en pareja sus experiencias y deseos son más intensos y vitales. Su desafío es reconocer la vitalidad que siente cuando está en pareja para poder superar el sentimiento de pérdida, de dejar los propios proyectos por estar en una relación sentimental. Superar el miedo de -por estar tan comprometido en el amor- perderse de vivir su propia vida, pues la mayor potencia vital la descubre en vinculo.

Escorpio

Le gusta estar en pareja, pero también la padece. Su intensa capacidad de amar lo llena de potentes sentimientos -tanto de pasión como de celos- cuando está en una relación amorosa. El desafío de este signo es disfrutar del amor superando el anhelo de control, por su innato miedo de perder a quien ama. Trascender el pánico al abandono será el mayor desafío para que Escorpio pueda vivir su comprometida forma de amar, explorar y disfrutar su gran variedad de sentimientos y sentidos.

Sagitario

El fuego aventurero de este signo necesita sentir que su pareja lo habilita con alegría y apertura. El amor debe estar liberado de dogmas, prejuicios y preconceptos, a Sagitario le fascinan las personas que lo invitan a jugar variables y a tomarse la vida con modos más livianos. Este signo sabe y puede andar solo, pues siente permiso para aventurarse a nuevos desafíos, pero si encuentra a aquel que puede escucharlo sin asustarse ante sus insólitos planteos se fascina y se convierte en un fanático enamorado. Sagitario para permanecer en pareja necesita un compañero de aventuras alegre y arriesgado.

Capricornio

Suele ser muy duro y exigente consigo mismo y está acostumbrado a arreglárselas solo. Es por eso que sabe cómo vivir sin estar en pareja. Pero -como a todo signo- el amor le hace bien; y si logra superar su estilo frío y autosuficiente rápidamente reconocerá cuánto le atrae el cuidado que encuentra en pareja. El otro lo invita a relajar y a enternecerse, pues lo contacta con su propio aspecto vulnerable largamente reprimido. Tendrá que estar atento a no caer en relaciones excesivamente dependientes o infantiles, porque estos vínculos volverían a llevarlo a ocupar el exigente lugar de ser quien sostiene y arregla todas las dificultades de su pareja.

Acuario

Tiende a auto exiliarse y a sentirse mejor sino se compromete. Sin embargo, estar en pareja requiere confiar en que podrá mantener su propia libertad. Acuario necesita a su lado a alguien vital y seguro de sí mismo que no cuestione sus propias rarezas y lo acompañe en su loco camino de creatividad. La honestidad sobre lo que cada uno de los miembros de la pareja anhela y necesita será fundamental para que la relación pueda funcionar. Ser verdaderamente genuinos es la clave para que sus relaciones de pareja perduren.

Piscis

Puede sentir que sus infinitas fantasías de amor son difíciles de concretarse con un otro de carne y hueso. Las personas posibles y reales más bien parecen restringir y frustrar sus desmedidas ilusiones románticas. Es por eso que se siente cuestionado y frustrado cuando inicia un vínculo amoroso: estar con una pareja real requiere atravesar un ritual de desilusión para poder conectarse con las posibilidades reales de aquella persona que idealizo en exceso. Amor y realidad son un desafío eterno en la vida de Piscis.

Fuente EP Mundo El Cooperante
Cargando...
Cargando...