Saltar al contenido
31
Dic

¡Créelo! Ejército de Estados Unidos se prepara para una invasión zombi

Fuentes oficiales del Ejército de los Estados Unidos afirman que las fuerzas armadas están preparadas para las más extrañas batallas que pudieran presentarse, incluida una hipotética “invasión zombi”.

Así se indica en el sitio web del Comando Estratégico de los EEUU, donde está el CONPLAN 8888-11, una detallada estrategia para el “dominio de la lucha contra los zombis”, preparado por un grupo de oficiales subalternos como parte de un ejercicio de entrenamiento.

Este documento no es nuevo, pero Bloomberg lo retomó y se ha vuelto viral en redes sociales.

El plan incluye exenciones de responsabilidad, incluido un gran recuadro rojo en la primera página que informa a los lectores que la asignación se basó en un “escenario completamente ficticio”, pero probablemente los mismos exentos de responsabilidad en cualquier audiencia del Congreso que intente arreglar la culpa en el caso de una invasión real de zombis.

El portal intentó tomar en serio el plan y destacó que si se siguieran sus consejos durante los desastres de zombis presentados tan regularmente en el cine y la televisión, los militares de los Estados Unidos darían una cruenta batalla.

En el documento se utiliza constantemente la palabra “invasión” y su ataque sería tratado de la misma manera que a cualquier otro invasor, es decir, proteger a la población no infectada y eliminar a los invasores.

Se destaca la creación de espacios reforzados, así como la protección de la infraestructura crítica, debido a que los zombis serán atraídos a los centros de población humana y no podrían nadar, las carreteras deben ser bloqueadas y las autoridades locales se encargarán de mantener los suministros de alimentos no contaminados.

Si nada de eso funciona se ordenaría la evacuación de una comunidad y se evitaría que los sobrevivientes “regresen” por familiares, amigos y seres queridos. Cualquiera que lo haga debe ser dejado atrás.

“El plan anticipa que los sobrevivientes humanos atacarían las estaciones de policía, las tiendas de artículos deportivos y los arsenales de armas. Aparentemente, esto se ve como una característica, no como un error”, se indica. “Todas las transmisiones oficiales se enviarían sin codificar, de modo que los sobrevivientes puedan interceptarlos y saber dónde vincularse con las fuerzas militares”.