Dan por muerta a su hija y 21 años después pasa algo impactante

Hace 21 años una niña fue secuestrada por su padre y dada luego por muerta. La madre zaragozana se ha reencontrado con su hija después de tanto tiempo.

La pequeña, ahora una joven de 24 años, acabó en Marruecos, país de origen del padre. Ha dado con su madre tras buscarla y contactar con ella en redes sociales. Ahora se está a la espera de conocer el resultado de los análisis de ADN, pruebas que determinarán si efectivamente la joven es quien dice ser.

La sorprendente historia se la ha contado a El Periódico de Aragón una de las protagonistas, la madre, Belén Tapia. Una joven marroquí que decía ser su hija contactó con ella en redes sociales. Se emplazaron para verse en persona en Zaragoza el pasado 23 de agosto.

La cita tuvo lugar en una cafetería de la capital aragonesa. La joven llegó desde Barcelona, donde se encontraba residiendo como inmigrante irregular; la madre desde Málaga, donde reside actualmente.

El relato de la joven encajaba a la perfección con el secuestro del que fue víctima y que la apartó de su madre en 1997. Además, acudió a la cita con una pulsera con una inscripción y la fecha de su nacimiento, el 30 de agosto de 1994, pulsera que la madre reconoció rápidamente.

Avisados por la madre, dos policías del Grupo de Atracos y Desaparecidos vigilaron el encuentro y, cuando acabó, acudieron a identificar a la joven. Les mostró un documento de identificación belga que comprobaron que era falso. La arrestaron por un delito de usurpación de estado civil y le tomaron muestras biológicas que, a la postre, permitirán confirmar que se trata de la niña de dos años que fue arrebatada a su madre en Zaragoza el 20 de abril de 1997, cuando el padre, el marroquí Abdelhilah Chahidi, no cumplió con su obligación de devolvérsela a la madre. La pareja se había separado. Él había sido denunciado por malos tratos.

A partir de ahí comenzó para Belén Tapia un calvario que la llevo a emprender insistentes protestas y apariciones públicas para que el secuestro de su hija no quedara en el olvido. Pero no consiguió el objetivo de recuperar a su pequeña.

Belén Tapia subraya que su hija, Dunia Chahidi Alaoui Tapia, fue víctima de un secuestro, no de un mero caso de retención por un progenitor. Tan fue un secuestro que se le exigió un rescate y, según ella misma denunció, llegó a acudir a Casablanca a pagar a la familia del padre parte del dinero que le pidieron. Pero jamás volvió a ver a la pequeña. Años después llegaron a asegurarle a la madre que la niña había muerto en Marruecos y llegó a recibir incluso el pésame oficial de las autoridades.

Fuente EP Mundo ABC
Cargando...
Cargando...