Saltar al contenido
4
Jul

Dantesco crimen de un comerciante por venganza

Actualizado: 04/07/2018 21:17

De varios disparos fue asesinado un comerciante apodado el “Maracucho”. Posteriormente, los mismos verdugos le prendieron fuego al cadáver.

El dantesco crimen ocurrió la noche del martes 3 de julio en el sector El Dividive de la urbanización Ciudad Betania I de Ocumare del Tuy.

El infortunado respondía al nombre de Ángel Benigno Delgado Flores, de 48 años, cuyo cuerpo incinerado quedó cerca del club campestre El Rincón, ubicado en el referido urbanismo. La víctima residía en la zona conocida como Los Apamates de este complejo residencial, de donde fue desalojada su esposa por exigencia de los autores del crimen.

La policía acompañó a la mujer a retirar los bienes que tenía en su domicilio.

En medio de este suceso los victimarios quemaron dos carros. Un Peugeot, azul, año 2011, placa AA666CA, propiedad de la víctima, y un Dodge, Coronet, placa ACW755, que estaba aparcado en el sitio desde hace varios meses.

Al parecer, el asesinato fue cometido por venganza, ya que los homicidas acusaron a Delgado Flores de revelar la ubicación de cuatro de sus compinches, quienes fueron localizados por la policía y murieron en un enfrentamiento. Este hecho ocurrió en la autopista Ocumare-Charallave, en las inmediaciones de la Urbanización Vista Real.

Delgado Flores era propietario de una licorería en el sector La Acequia de Ocumare del Tuy. Actualmente recuperaba la manga de coleo “Pedro Lucio Ríos”, de esta ciudad, para realizar eventos deportivos, entre ellos unos piques fangueros. También trabajaba en un proyecto para la recolección de desechos sólidos en el urbanismo donde vivía.

Trascendió que los homicidas, quienes conocían a la víctima desde hace tiempo y mantenían con él una buena relación, están identificados.