Saltar al contenido
culto a la Santa Muerte
31
Dic

¡De miedo! Todo lo que debe saber del culto a la Santa Muerte

Aunque parece que es una tradición milenaria, el culto a la Santa Muerte empezó en 2001 con un altar ubicado en Tepito, uno de los barrios más peligrosos de Ciudad de México.

Mostraba a una calavera ataviada con mantos propios de un santo y diecisiete años después, el altar de Enriqueta Romero es el pilar de la Santa Muerte.

Hasta la fecha cuenta con un número indeterminado de seguidores en la capital de México, Monterrey, Puebla y EE.UU. Entre el 2002 y el 2008, el antropólogo Regnar Kristensen fue testigo directo del crecimiento de la curiosa veneración.

Inicio del culto a la Santa Muerte

En los años 50 la Santa Muerte tenía una visión más diabólica, estaba más ligada a la brujería. Óscar Lewis escribe al respecto en “Los hijos de Sánchez”.  Pero algo pasó a fines de los 90 que convirtió a esa figura maligna, de repente le bajaron el poder. Con esa nueva imagen muchas mujeres pedían que sacara a sus hijos de las cárceles.

“El sistema judicial en México deja mucho que desear, por lo que muchos jóvenes salían después de medio año, culpables o no”.  Entonces, estas personas lo veían como milagros. Así comenzaron a crecer las historias y el mito. Kristensen explicó que desde ahí la veneración se hizo palpable con el altar:

“Trabajaba en México y un día paseando con mi novia nos cruzamos con un altar de la Santa Muerte. Era el 2002 y era uno de los primeros altares que había en las calles. Si bien en México había un montón de altares, nunca había visto uno con un esqueleto”.

Se llenaron de curiosidad, preguntaron a quienes lo instalaron qué significaba, y les contaron un poco, pero en realidad no sabían mucho. Así que nos mandaron al que ahora es el altar mayor, el de doña Queta, en el barrio de Tepito.

La figura de doña Queta

De acuerdo con el relato Enriqueta Romero es un pilar muy importante, aunque la estructura culto está “un poco desorganizada”.

No cuentan con un obispo o similar. Aunque, cuenta, hubo un sacerdote llamado David Romo que quiso aprovecharse del culto y se autonombró arzobispo de la Santa Muerte, pero nunca tuvo la misma convocatoria que doña Queta.

El rechazo de la iglesia Católica

Las religiones ortodoxas tildado a la secta como satánica aunque Kristensen aseguró que los sacerdotes en la calle no le dan importancia.

“Yo he encontrado a un montón de sacerdotes que no están en contra. Algunos lamentan que hayan preferido a la Santa Muerte antes que a San Judas Tadeo, pero entienden”.

Detalló que quienes sí se muestran mucho más en contra son los protestantes. Ven un conflicto en llamarla santa porque no es una persona. La gente de Tepito le reza a la muerte, pero buscando que los ayude, que les haga bien, aunque muchos de ellos sean criminales.

¿La santa de los narcotraficantes y delincuentes?

Aunque se dice que el culto a la Santa Muerte es la fe ideal para los narcos y criminales, el experto asegura que que más le piden es salir de la cárcel y así creció su popularidad. Pero, aclaró que a San Judas Tadeo también le rezan los presos.

“Los santos son ambiguos en la creencia popular”.

Llena el vacío

Al parecer, de acuerdo con el experto, la gente busca a la Santa Muerte porque no es tan pura. Es más humana, aunque nunca fue humana. Los santos llevaron una vida ejemplar, la Santa Muerte no.

“La reconocen como uno de ellos. Por eso la llaman Flaquita, Nenita, Mamita. Hay un vocabulario muy rico en torno a ella, le celebran cumpleaños y la regañan si no les concede un milagro”.

Algunos le reclaman por qué no les cumple nada si siempre le regalan flores. “Es como si la muerte fuera un familiar para ellos”.

Sin miedo a la muerte

Todas las culturas saben que la muerte está presente, pero los mexicanos tuvieron la habilidad de incorporarla en su vida cotidiana.