Saltar al contenido
21
Dic

¡De película! Por culpa del padrino un matrimonio no tiene un final feliz

La recepción de una boda en un restaurante de Key West terminó con el novio acuchillado en un muslo, el padrino de la boda herido tras caerse desde un balcón, una persona desmayada y muchos invitados aterrorizados y gritando cuando llegó la policía, según un reporte del incidente.

El único sospechoso, el padrino de la boda, Jovanny Arredondo, de 29 años, que vive en Scottsdale, Arizona, fue aerotransportado con una posible lesión en la cabeza al Centro de Traumatismos Ryder, del Hospital Jackson Memorial.

El novio, Nicolás Camargo, de 29 años, y residente de Crestview, Florida, no quiso acusar a Arredondo, pero los detectives dijeron que Arredondo de todos modos tiene que ser arrestado por otras razones además del apuñalamiento.

De acuerdo con los detectives, Arredondo cometió un delito, causó un desorden público y exhibió de forma impropia un arma blanca. “Este caso no cumple con el criterio de agresión con agravantes, ya que el sospechoso no dañó intencionalmente a la víctima”, escribió el detective Darnell Sealey en un reporte sobre el incidente.

Arredondo arruinó la fiesta, dijo la policía, cuando luego de haber bebido varios tragos en el bar del restaurante First Flight, ubicado en el 301 Whitehead Street, se embriagó y sacó un cuchillo Benchmade Infidel con una hoja de unas cuatro pulgadas de largo y comenzó a mostrar sus habilidades para manipular el arma.

Camargo le dijo que lo guardara, pero Arredondo lo agitó en el aire y le hizo al novio movimientos amenazadores, hasta que lo hirió en la parte superior del muslo. Luego, Arredondo entró en pánico y saltó desde un balcón del segundo piso, rompiendo en su caída las barandillas de los balcones del segundo y primer piso.

Terminó estrellándose contra una pared de ladrillos, dijo la policía. Después echó a correr, pero la policía lo capturó en la cuadra 900 de la calle Duval. Arredondo provocó en el restaurante daños valorados por lo menos en $1,100, dijeron las autoridades.

El incidente terminó con la fiesta y el restaurante First Flight decidió cerrar temprano. “Los invitados estaban muy furiosos y perturbados cuando llegamos”, dijo Sealey en su reporte.

Fuente: El Nuevo Herald