¡Demoledor! La verdad sobre cómo Ana Julia mató a Gabriel

Gabriel Cruz no murió estrangulado. Los últimos datos de la autopsia que han trascendido en el día de hoy revelan que el pequeño de ocho años murió por sofocación, su asesina le taponó la nariz y la boca. El cuerpo del menor de ocho años presentaba además un golpe en la cabeza, un traumatismo craneoencefálico en un lateral, según han confirmado a La Vanguardia fuentes judiciales.

El último informe de los forenses mantiene la certeza de que Gabriel fue asesinado la misma tarde de su rapto, el pasado 27 de febrero en Las Hortichuelas, cuando salió de casa de su abuela para visitar a unos primos. En cualquier caso, el titular del juzgado de Instrucción que ha tutelado la investigación de la Guardia Civil firmó ayer un auto prohibiendo, por el momento, la incineración del cadáver del pequeño.

Ana Julia Quezada ha confesado que mató a Gabriel Cruz

Este martes la principal sospechosa y actual pareja del padre del niño, Ana Julia Quezada, ha confesado que mató al pequeño. En una declaración a la Guardia Civil entre sollozos, la detenida se ha derrumbado en presencia de sus letrados y ha explicado que discutieron, le dio un golpe en la cabeza con la parte roma de un hacha en la cabeza y luego le asfixió.

La Guardia Civil sospechó desde el primer momento de Ana Julia, y pidió a su pareja y padre de Gabriel, Ángel Cruz, que disimulara para continuar con las pesquisas sin levantar sospechas.

Por ahora, el magistrado instructor del caso contempla la posibilidad de realizar una segunda autopsia, por lo que ha prohibido la incineración del cuerpo del pequeño y sólo ha dado autorización para su entierro. Al funeral, que ha tenido lugar esta mañana en la catedral de Almería, han acudido miles de vecinos que han mostrado su apoyo a los padres de Gabriel, Patricia Ramírez y Ángel Cruz, quienes agradecieron este lunes las muestras de cariño y pidieron respeto para poder velar a su hijo en la intimidad.

Fuente EP Mundo La Vanguardia
Cargando...
Cargando...